Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris Addiccions. Mostrar tots els missatges
Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris Addiccions. Mostrar tots els missatges

diumenge, 4 de setembre de 2016

TDAH i l’addicció a substàncies

La comorbilidad existente entre los trastornos por uso de sustancias y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad ha sido constatada por diversos autores. El objetivo de este trabajo es analizar la prevalencia de TDAH y la severidad de éstos en comparación con pacientes sin TDAH en una muestra de pacientes atendidos en los servicios ambulatorios de drogodependencias.
Material y métodos. La muestra está formada por 162 pacientes del Servicio Provincial de Drogodependencias de Huelva. El instrumento de evaluación de severidad del trastorno TUS fue la entrevista semi¿estructurada EuropASI, y las puntuaciones en calidad de vida se obtuvieron administrando el TECVASP. En el screening de TDAH se empleó la ASRS 1.1.
Resultados. La prevalencia de TDAH fue del 27,8% en la muestra de pacientes. La prevalencia entre consumidores de alcohol fue del 33,3%, entre consumidores de cocaína del 42,2%, entre consumidores de cannabis del 48,9% y entre consumidores de heroína del 13,3%. Los pacientes con TDAH tuvieron una peor calidad de vida y mostraron una mayor severidad en el perfil de consumo de drogas, relaciones familiares y sociales y estado psiquiátrico.
Conclusiones. Los resultados encontrados ponen de manifiesto la conveniencia de una evaluación minuciosa por parte del clínico, en vista de las complicaciones que un diagnóstico potencialmente dual pueda suponer en términos de gravedad del consumo, dificultades sociales y severidad del estado psiquiátrico en general.

TDAH en pacientes con adicción a sustancias: análisis de la prevalencia y de los problemas relacionados con el consumo en una muestra atendida en un servicio de tratamiento ambulatorio. E. Torrico Linaresa, A. Vélez Morenoa , E. Villalba Ruiza , F. Fernández Calderónb, A. Hernández Corderoc y J. Ramírez López. 2012 Elsevier España, S.L.y Sociedad Española de Toxicomanías

dissabte, 2 de gener de 2016

Guía de Intervención para los trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias

La GI-mhGAP está basada en las directrices del mhGAP sobre las intervenciones para trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias. Ha sido elaborada a través de un intenso proceso de revisión de la evidencia científica.
Incluye una guía sobre intervenciones basadas en la evidencia para identificar y manejar una serie de trastornos prioritarios. Los trastornos prioritarios incluyen: depresión, psicosis, trastorno bipolar, epilepsia, trastornos del desarrollo y conductuales en niños y adolescentes, demencia, trastornos por uso de alcohol, trastornos por uso de drogas, lesiones autoinfligidas/suicidio y otros síntomas emocionales significativos o padecimientos no justificables médicamente.
La GI-mhGAP ha sido elaborada para ser aplicada en el nivel de atención de salud no especializada. Está dirigida a los profesionales de atención de salud que trabajan en los establecimientos del primer y del segundo nivel.

http://www.who.int/mental_health/publications/mhGAP_intervention_guide/es/

dilluns, 6 d’abril de 2015

TDAH en l'adolescència?

¿TDAH en la adolescencia? 50 PREGUNTAS orientativas para reconocer y tratar el TDAH

Manual Clínico/Psiquiátrico con interesante información para profesionales sobre el TDAH, centrado en la adolescencia, .
Escrito por Néstor Szerman.


dilluns, 5 de gener de 2015

Les infidelitats es tornen 2.0

Cada cop més homes i dones que volen una aventura visiten pàgines web de cites, sovint en un context de malestar en parella

02.09.2014 | 15:46  Diari de Girona » Comarques

Van arribar amb Internet i cada cop són un mitjà més utilitzat per aquells o aquelles que busquen una relació fora de la parella. Les pàgines web de cites s´han convertit en un refugi per cometre infidelitats d´una manera aparentment fàcil i còmoda. Si bé han estès la catifa vermella a les crisis de parella, aquestes pàgines web també s´estan mostrant resolutives per a molta gent a l´hora de buscar la seva mitja taronja.

Si abans la dona adúltera havia d´estendre una peça de roba concreta a una hora convinguda i esperar que l´amant en questió s´adonés de l´acció, avui cometre una infidelitat és insultantment més senzill. Només cal asseure´s davant l´ordinador, connectar-se a una pàgina d´infidelitats i esperar que davant les pupil·les de l´usuari aparegui la foto d´un home/dona apetible. Llavors, només intercanviant un parell de correus en què s´acordi dia, lloc i hora, pot tenir lloc la trobada sexual.
Leli Camps, psicòloga clínica i cap de sector de la xarxa de Salut Mental de l´Institut d´Assistència Sanitària (IAS) al Gironès i Pla de l´Estany, afirma que d´infidelitats «n´hi ha hagut tota la vida, però actualment sí que moltes es fan a partir d´aquestes pàgines». En aquest sentit, Camps explica que en la gran majoria de casos la persona que comet la infidelitat ho fa en un context de crisi de parella, de malestar intern o de crisi econòmica. «Qui fa la infidelitat sovint és perquè hi ha alguna cosa de la seva vida en parella que no va bé, tot i que també hi ha casos en què la gent ho prova per curiositat», afirma aquesta psicòloga gironina.

dimecres, 8 d’octubre de 2014

Una persona del meu entorn, en qui hi confio, pensa que puc tenir problemes amb la beguda…, què faig?



Arturo Argelaguer
Titular de psicologia aplicada del centre Mèdic Bernades.
Especialista en psicologia clínica i de la salut.

El més habitual en una persona que abusa de l’alcohol, n’és addicte o està a poques passes de ser-ne, és que algun familiar o amic li faci comentaris o es posi pel mig amb decisions que no acaben d’agradar-li.
Al nostre país el consum (i en massa ocasions l’abús) de l’alcohol és un fet molt arrelat a la societat. No hi ha festa familiar o social on no es destapin ampolles de vi i cava, no hi ha reunió d’amics on falti la cervesa, com tampoc hi ha sortida nocturna “guai” si no es consumeixen “cubates” o gin tònics. 

diumenge, 17 de març de 2013

VIOLÈNCIA DE GÈNERE I ADDICCIÓ A LES DROGUES

Numerosos estudios han mostrado que el consumo abusivo de drogas –y, en particular, de alcohol– está relacionado con la violencia machista. 
La presente investigación ahonda en esta problemática, examinando 118 casos de violencia de pareja entre personas con adicciones –tóxicas o no– usuarias de centros de día. Un cribado inicial en estos dispositivos arrojaba ya un panorama sombrío, al detectar que el 64% de quienes acudían a ellos habían vivido violencia familiar o de pareja, y que un 53% de las víctimas habían sido maltratadas por su pareja. 
El análisis detallado de los casos de violencia machista permite a los autores identificar los perfiles sociodemográficos de perpetradores y víctimas, su consumo de drogas, el patrón habitual de las agresiones y sus consecuencias, así como la vulnerabilidad de las víctimas. 
El estudio confirma que el abuso de drogas propicia la violencia entre los agresores y aumenta la desprotección de las víctimas. Por ello, reclama mejores tratamientos que aborden tanto las relaciones de pareja como las toxicomanías.

Amor, P.J./ et al. Violencia de género y adicción a drogas en centros de día. Sevilla, Junta de Andalucía, 2010, 113 páginas. http://www.asecedi.org/httpdocs/violencia_de_genero_y_drogas.pdf

REDUCCIÓN DEL RIESGO DE LAS CONDUCTAS DE RIESGO EN LA ADOLESCENCIA Y JUVENTUD


Este cómic constituye el instrumento central del programa de prevención selectiva ‘una noche de fiesta: información, prevención y reducción del riesgo’, elaborado por el ayuntamiento de Ibiza y el plan nacional sobre drogas. 
La unidad didáctica, destinada a los adolescentes de entre 15 y 19 años, ofrece a los jóvenes información sobre los efectos de las drogas en el organismo y sugiere algunas estrategias para reducir los riesgos de su consumo. Para ello, el cómic narra la historia de un grupo de amigos en una noche de fiesta especial, en la que celebran que han terminado los exámenes. 
A lo largo del relato, se describen las consecuencias del consumo de drogas sobre el comportamiento, los riesgos del consumo simultáneo de diferentes sustancias o su influencia sobre la capacidad de conducción. El material también permite practicar algunas habilidades de rechazo frente a la presión del grupo. 
El programa, que puede ser desarrollado por técnicos en prevención, monitores o profesores de secundaria, prevé la entrega de un cómic a cada estudiante y su análisis a lo largo de tres o cuatro sesiones, de una hora de duración cada una, en las que el cómic sirve de base para trabajar una serie de contenidos teóricos con el grupo.
Castro, I./ et al. Una noche de fiesta. Información, prevención y reducción de riesgos. Ibiza, Ajuntament dEeivissa, 2010, 48 páginas. http://www.eivissa.es/portal/images/stories/pdf/comic_cast.pdf

PROBLEMES PSIQUIÀTRICS I ESDEVENIMENTS VITALS ESTRESSANTS EN PERSONES ADULTES AMB SIMPTOMATOLOGIA DE TDA/H


Coexistencia problemas psiquiátricos y acontecimientos vitales estresantes en los adultos con síntomas de TDAH

Abstracto

Objetivo :. Explorar las asociaciones de los subtipos de TDAH en adultos con otros problemas psiquiátricos, los acontecimientos estresantes de la vida y las diferencias sexuales 
Método : La odds ratio se calcularon utilizando la información de 17.899 participantes de una encuesta basada en la población de gemelos adultos nacidos en Suecia entre 1959 y 1985. 
Resultados : Los síntomas de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) se asociaron a un mayor riesgo de síntomas de (odds ratio [intervalo de confianza del 95%]): trastorno de ansiedad generalizada (5,6 [4,3; 6,5]), depresión mayor (2,8 [ 2,4; 3,2]), trastorno bipolar (8,0 [5,1; 12,6]), trastorno obsesivo-compulsivo (3,9 [3,1; 4,9]), y dependencia del alcohol (2,6 [2,2; 3,1]). Se encontró que los síntomas de TDAH se asocian con un mayor riesgo de acontecimientos estresantes de la vida (1,8 [1,3; 2,4]). No hubo diferencias significativas en la comorbilidad que se observó entre sexos. 
Conclusión : Tanto las mujeres como los hombres con TDAH tienen un riesgo mayor para los síntomas de otros trastornos psiquiátricos. También corren un mayor riesgo de eventos estresantes de la vida.

Bettina Friedrichs, MD, Department of Women’s and Children’s Health, Child and Adolescent Psychiatric Unit, Astrid Lindgren Children’s Hospital, Karolinska Institutet, SE-17176, Stockholm, Sweden. Journal of Attention Disorders January 2012 16: 13-22, first published on August 4, 2010. http://jad.sagepub.com/content/16/1/13.abstract 

dissabte, 16 de març de 2013

Algunes dades sobre la salut mental als EEUU


Existeixen dades similars del nostre país?, les coneixem?...

·         Les malalties mentals s’associen a una major incidència de malalties cròniques com poden ser: malalties cardiovasculars, diabetis, obesitat, asma, epilèpsia i càncer.
·         La malaltia mental s’associa amb una menor cerca d’atenció mèdica, amb la reducció de l’adherència a les teràpies de tractament en malalties cròniques i a un major risc d’obtenir resultats adversos en diferents àmbits de la salut.
·         Moltes d’aquestes persones pateixen més d’un trastorn mental, en un moment donat. Gairebé la meitat (45%) d’aquesta població amb problemes de salut mental compleixen els criteris de dos o més trastorns alhora, així com una elevada  i severa comorbiditat.
·         Els trastorns mentals foren una de les cinc àrees més costoses (cares) als EEUU l’any 2006, amb unes despeses superiors als 57,5 mil milions de dollars.

Accés al tractament
·         Uns de cada quatre pacients que és visitat en atenció primària pateix o ha patit una depressió. Tot i així els metges d’atenció primària n’identifica menys d’un 31% d’aquests pacients.
·         Entre els 8,9 milions d’adults amb alguna malaltia mental acompanyat d’un trastorn per ús de substàncies, el 44% d’aquest va rebre tractament únicament per consum de substàncies o per malaltia mental en el darrer any; el 13,5% va rebre alhora tractament per malaltia mental i abús de substàncies; i el 37,6% ni tant sols va rebre cap mena de tractament.
·         El 4% dels adults joves presenten un abandonament del tractament en salut mental, tot i la percepció que ells mateixos tenen de la necessitat de tractar aquests problemes mentals.
·         Les persones que pateixen un trastorn psicòtic o un trastorn bipolar, tenen un 45% I un 26% respectivament, menys de probabilitat de ser atesos per un metge d’atenció primària que les persones que no presenten cap trastorn mental.

La Depressió
·         El Trastorn Depressiu Major (TDM) és la principal causa de discapacitat als EEUU en persones d’entre els 15 als 44 anys.
·         El TDM afecta aproximadament a 14,8 milions de persones adultes als EEUU; o el que és el mateix, el 6,7 de la població major de 18 anys presentarà alguna vegada a la vida un TDM.
·         Tot i que un TDM pot donar-se a qualsevol edat, sol aparèixer, de promig, als 32 anys d’edat.
·         El Trastorn Depressiu Major (TDM) és més freqüent en dones que en homes.

L’Ansietat
·         Aprox. 40 milions de persones adultes majors de 18 anys, als EEUU, (o el que és el mateix, el 18,1% de la població total d’aquest país) patirà al llarg de la seva vida un trastorn d’ansietat.
·         Els Trastorns d’ansietat solen donar-se al conjuntament amb un trastorn depressiu o un abús de substàncies.
·         Gairebé les tres quartes parts de les persones que han patit un Trastorn d’Ansietat han tingut el seu primer episodi als 21,5 anys.

Els Trastorns Mentals
·         En el darrer any el cost de l‘atenció als adults amb algun tipus de malaltia mental ha estat  de 45,1 milions de dollars.
·         El cost suportat per l’estat en l’atenció d’adults amb malalties mentals greus ha estat d’11 milions de dollars.
·         Els darrers estudis publicats indiquen que el 25% dels ciutadans dels EEUU tenen una malaltia mental i que gairebé el 50% dels adults desenvoluparà al menys una malaltia mental al llarg de la seva vida.
·         La causa per la qual gairebé una quarta part de tots els ciutadans d’aquest país que ingressa en hospitals  ho fa per depressió, trastorn bipolar, esquizofrènia i altres trastorns en salut mental o consum de substàncies.

L’Estigmatització
·         La major part dels adults amb simptomatologia pròpia de trastorns en salut mental (78%) i dels qui no presenta símptomes de malaltia mental (89%) està d’acord en que un bon tractament pot ajudar les persones amb problemes de salut mental a portar una vida ben normal.
·         El 57% dels adults d’aquest país creu que la gent és amable i sent compassió per les persones amb algun problema de salut mental.
·         Tant sols el 25% dels adults amb problemes de salut mental creu que el gruix de la gent és amable i sent compassió de les persones amb malalties mentals.


Totes aquestes dades han estat extretes de les agencies governamentals de salut dels EEUU i del departament de Salut i Serveis Humans d’aquest país. (Centers for Disease Control and Prevention, Substance Abuse and Mental Health Services Administration, National Institute of Mental Health, American Psychological Associationhttp://www.apa.org/helpcenter/data-behavioral-health.aspx

dijous, 6 de desembre de 2012

Diferencias de personalidad entre adictos a sustancias y población general. Estudio con el TCI-R de casos clínicos con controles emparejados


...si controlamos variables como el sexo, la edad o el nivel de estudios, las únicas diferencias significativas entre adictos y no adictos se circunscriben a dos rasgos: la Búsqueda de Novedad y la Autodirección. Estas diferencias podrían no ser previas, sino consecutivas al uso repetido de las sustancias, lo que reflejaría más el efecto de las drogas sobre los sustratos neuropsicológicos de la conducta que predisposiciones a la adicción.


Eduardo José Pedrero Pérez, Gloria Rojo Mota


Resumen
Explorar diferencias en rasgos de personalidad entre sujetos adictos a sustancias en tratamiento y sujetos de población general emparejados en las variables: sexo, edad y nivel de estudios. Material y método: Se obtuvo por muestreo consecutivo una muestra de sujetos que inician tratamiento por abuso/ dependencia de sustancias en un centro público (CAD 4). Mediante la técnica de "bola de nieve" se obtuvo una muestra de población general. Se consideraron únicamente las parejas (un sujeto de cada muestra) que presentan la misma edad, el mismo sexo y el mismo nivel de estudios. De este modo se obtuvieron 55 parejas. Se utilizó el TCI-R de Cloninger y se compararon los resultados globales, cruzando las diversas variables. Resultados: Solo aparecieron diferencias significativas y consistentes en dos rasgos: Búsqueda de Novedad, mayor en adictos, y Autodirección, mayor en población general. Conclusiones: Los datos sugieren que las diferencias observadas no son previas, sino consecutivas al consumo, pareciendo que son los efectos de las sustancias y las condiciones psicosociales asociadas al consumo las que exacerban o impiden el desarrollo de los rasgos. Se relacionan los hallazgos con estudios que vinculan estas variables con funciones neuropsicológicas y se propone la inclusión de esta perspectiva neuropsicológica en la evaluación y tratamiento de los trastornos adictivos.

Adicciones: Revista de socidrogalcohol, ISSN 0214-4840, Vol. 20, Nº. 3, 2008 , págs. 251-261
http://www.adicciones.es/files/pedrero%20(TCI-R).pdf

Atención y craving o ganas compulsivas. Avances en su conceptualización y su implicación en la prevención de recaídas


...la capacidad de procesar la información que aparece en la mente del paciente, en el momento del craving, solamente será posible si es capaz de accionar los mecanismos atencionales precisos, es decir, la “focalización atencional selectiva consciente”.

Jesús Blasco;  José Martínez-Raga;  Emelia Carrasco;  Javier DiDia-Attas


Resumen
El craving, ganas compulsivas, deseo intenso o compulsión irrefrenable a consumir es uno de los síntomas centrales en el síndrome de dependencia y de gran importancia en las recaídas al abuso de alcohol u otras drogas. El presente trabajo revisa la relación entre la atención, los procesos atencionales y el fenómeno del craving. Se abordan los diferentes elementos integrantes de la atención y en particular de la relevancia de la atención selectiva sobre el craving y las etapas iniciales de la recaída. Se revisan las estrategias psicológicas eficaces frente al craving, en especial en el modelo cognitivo conductual de la recaída y en la terapia de prevención de recaídas. Finalmente, se discuten las características de la denominada terapia atencional, basada en el "mindfulness" o "atención consciente" y su potencial utilidad en el abordaje de los trastornos adictivos en general y en el craving en concreto.
http://www.adicciones.es/files/blasco.pdf

dijous, 18 d’octubre de 2012

Estrategias para el tratamiento de pacientes adictos a drogas

Dres. Di Clemente C, Scott C
SIIC
NIDA Research Monograph Index 165131-156, 1997

Existen numerosas estrategias para el tratamiento de los pacientes con trastornos relacionados con el abuso de sustancias. En estos casos, el desafío se asocia con el logro de un buen nivel de cumplimiento terapéutico.


Introducción y objetivos
Existen numerosas estrategias para el tratamiento de los pacientes con trastornos relacionados con el abuso de sustancias. En estos casos, el desafío se asocia con el logro de un buen nivel de cumplimiento terapéutico. De hecho, la falta de cumplimiento y el éxito a largo plazo son cuestiones críticas relacionadas con el tratamiento de los pacientes que consumen sustancias. A pesar de la existencia de numerosas estrategias para aumentar el compromiso de los pacientes con el tratamiento, la información sobre su utilidad es limitada.

Los autores del presente estudio brindaron información destinada a la comprensión del cumplimiento y el compromiso terapéutico de los pacientes con trastornos por abuso de sustancias. También se evaluó la eficacia de estrategias destinadas a mejorar el reclutamiento, la retención y la participación de los pacientes en los programas terapéuticos. Se prestó especial atención al proceso de cambio conductual relacionado con el tratamiento y su importancia respecto del cumplimiento y la participación de los pacientes.

Incidencia del abuso físico y sexual en el resultado del tratamiento de las adicciones

Dres. Rosen CS, Ouimette PC, Sheikh JI, Gregg JA, Moos RH
Fundación ACTA - Abril 2003, nro. 1
J Stud Alcohol. 2002 Nov;63(6):683-7.

El haber padecido abuso físico y sexual está asociado con disfunciones más severas al iniciar tratamientos.


Según varios estudios realizados con anterioridad al que presentan Rosen y cols. , la mayoría de las mujeres y un número significativo de los hombres que acuden a tratamientos por trastornos de abuso de sustancias, son supervivientes de abuso ya sea físico o sexual. Entre estos pacientes, el abuso padecido está asociado a problemas de relación interpersonal más graves, y tasas más altas de comorbilidad con otros trastornos. El trastorno por estrés postraumático (TEPT), una consecuencia potencial de tales abusos, predice respuestas más débiles al tratamiento de las adicciones. Sin embargo, no han sido investigados hasta el momento los modos en que la historia de abuso físico o sexual de los pacientes con trastorno por abuso de sustancias afecta los resultados de los tratamientos de esas adicciones.
Método:
 La población estudiada estuvo constituida por 20.611 pacientes pertenecientes a un programa para veteranos (Department of Veterans Affairs (VA) Outcomes Monitoring Project): 19.989 hombres y 622 mujeres, evaluados entre octubre de 1996 y octubre de 1997 con el instrumento Addiction Severity Index (ASI). Los datos demográficos mostraron una mayoría de población blanca, la mitad de los pacientes estaban separados o divorciados, todos habían sido diagnosticados con un trastorno por abuso de sustancias y dos tercios tenían diagnóstico de abuso tanto de drogas como de alcohol. También se halló comorbilidad psiquiátrica en dos tercios de los pacientes, que incluyó un cuarto de pacientes con TEPT. En la entrevista inicial casi el 30% de los hombres refirió una historia de abuso físico o sexual. Las tasas de abuso fueron mucho mayores en las mujeres (71%).
La evaluación con el ASI se efectuó al inicio del estudio y 12 meses después. Se analizaron los resultados con instrumentos estadísticos complejos y confiables (series de análisis de regresión múltiple), que evaluaron si el abuso físico o sexual referido por el paciente moderaba los efectos del tratamiento, su duración (meses de tratamiento) e intensidad (frecuencia mensual de los encuentros terapéuticos).  Estos análisis permitieron comparar abusados y no abusados en relación al resultado de los tratamientos.
Resultados:
El abuso físico o sexual sufrido en el curso de la vida predijo peores respuestas en las seis primeras áreas de las siete consideradas en el ASI (alcohol, drogas, médica, legal, familiar, empleo). Los pacientes de ambos sexos se vieron igualmente afectados por su historia de abuso en relación a que mostraron peores resultados ante los abordajes terapéuticos. No obstante, también hallaron que una mayor duración de los tratamientos junto con una mayor intensidad favorecieron resultados positivos en todos los pacientes, aunque de modo algo menor en los pacientes con historia de abuso.
Los investigadores consideran que dado que los pacientes abusados presentan más problemas psiquiátricos, sería éste un factor que contribuye a que sean más resistentes a los tratamientos, sumado a las dificultades en los vínculos interpersonales derivados de su historia de abuso, que dificulta el establecimiento de la alianza terapéutica. En este sentido, el aumento de la frecuencia de los contactos podría facilitarla y favorecerla, y recomiendan prolongar e intensificar los tratamientos en esos pacientes.

Síntesis y traducción:  Lic. Alicia Kasulin, editora responsable de IntraMed en la especialidad de Psiquiatría http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=24868 

Fumar en el coche

Agencia SINC
Triplica el límite de partículas dañinas respirables y supera las recomendaciones formuladas por la OMS


Investigadores británicos han hecho el estudio más largo hasta el momento sobre la presencia de partículas en suspensión en coches de fumadores y de no fumadores. Los resultados, que publica esta semana la revista British Medical Journal, muestran niveles peligrosos en los vehículos donde se fuma, especialmente para los niños.
Los investigadores han medido la concentración de las partículas dañinas del humo de los cigarrillos en coches con fumadores y sin ellos. Imagen: Joka2000
Ya nadie niega que el tabaco perjudica a los que se exponen a él de forma pasiva pero muchos fumadores al volante creen erróneamente que su coche queda limpio con solo ventilarlo. Un grupo de centros de investigación de Escocia e Inglaterra ha hecho el mayor estudio sobre concentración –dentro de vehículos– de las partículas que expele el tabaco quemado durante viajes reales. Sus resultados indican que esos niveles exceden los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
En la investigación, que publica esta semana la revista British Medical Journal, se ha medido la concentración de las partículas dañinas del humo de los cigarrillos en coches con fumadores y en coches libres de humos.
“Nuestro objetivo era medir, cada minuto y en el asiento del pasajero trasero, los niveles de las finas partículas respirables de materia durante viajes con fumadores y otros con no fumadores”, explica a SINC Sean Semple, participante en el estudio e investigador de la Universidad de Aberdeen (Escocia).
Las partículas que han evaluado, de diámetro inferior a 2,5 µm (micras), reciben el nombre técnico de PM2.5. “La OMS especifica que el tamaño de las partículas no debe ser inferior a 2,5 micras en porque, por debajo de ese nivel, son más peligrosas para los fumadores pasivos”, asegura Semple.

Colocaron en cada viaje, a la altura de la cabeza de un niño, un monitor de aerosoles que medía la exposición al aire del tabaco

Las PM2.5 están relacionadas con enfermedades infantiles como la muerte prematura, la meningitis o el asma. “Los niños tienen pulmones más pequeños, respiran más deprisa y tienen sistemas inmunitarios menos desarrollados, por lo que son más susceptibles de sufrir los efectos del humo del tabaco”, aclara Semple.
Estudios anteriores habían analizado la exposición al tabaco en el interior de coches en circunstancias en las que se pedía a los voluntarios que entraran en el vehículo y fumaran, para así medir el humo del entorno. Sin embargo, los investigadores británicos han medido esas cantidades durante viajes reales de tres días de duración.
Orientaciones de la OMS
La OMS aconseja no superar concentraciones de partículas PM2.5 en ambientes cerrados por encima de los 25 microgramos por metro cúbico (µg/m3). Los científicos compararon esas orientaciones con los niveles que encontraron en los coches. La confrontación “se hizo con cierta precaución, ya que el valor máximo proporcionado que proporciona la organización se refiere a medidas obtenidas en 24 horas”, explican.
Las diferencias fueron notables. “Encontramos cantidades de 7,4 microgramos por metro cúbico (µg/m3) en los viajes sin fumadores, pero las cifras llegaron a ser de 85 µg/m3 durante los trayectos en los que había humo”, recoge el estudio. Hasta 3,4 veces más que el límite recomendado por la OMS.
Para comprender el nivel alcanzado, Semple explica que la concentración en los coches de fumadores “representa un tercio de los 250 microgramos por metro cúbico que se registraban en los bares de Escocia antes de 2006”, cuando entró en vigor la prohibición de fumar en cualquier sitio público cerrado.
Un monitor evaluó a 17 conductores
Para hacer sus mediciones, colocaron en cada viaje, a la altura de la cabeza de un niño, un monitor de aerosoles que medía la exposición al aire del tabaco. Su estudio se centró en el caso de 17 conductores, 14 de los cuales fumaban.
Eligieron a los participantes con la ayuda de personas que trabajaban en iniciativas para el control de tabaco en el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés), aunque solo uno de los conductores había participado en los programas antitabaco. Por eso los científicos creen que “no se puede considerar que los resultados estén sesgados, ya que solo uno de los conductores estaba concienciado sobre los efectos del humo del tabaco”.
En total evaluaron 104 viajes de entre 5 y 70 minutos, con una duración media de 27 minutos. De todos los trayectos, pudieron analizar los resultados obtenidos en 83 de ellos, de los que 34 eran viajes sin ningún fumador.
Asimismo, de la investigación se desprende que el número de cigarros que se fuman está directamente relacionado con la concentración de partículas. De los fumadores a los que observaron, cinco consumían 20 o más cigarros al día; siete, entre 10 y 19 y el resto menos de diez diarios.
Ventilar no es suficiente
Los autores del estudio hacen hincapié en que la ventilación de los vehículos es un factor a analizar en este caso, si bien esta varía de unas marcas a otras, lo que hace difícil evaluar las posibilidades que hay de cambiar el aire en cada caso.
“Resulta imposible en un estudio como este cubrir todas las variedades de ventilación que existen, sin embargo, al analizar escenarios con personas fumadoras, obtuvimos muestras que creemos que son válidas y significativas”, explican los científicos.
Pese a que en la mayoría de los casos los fumadores tendían a abrir las ventanas para ventilar el coche, los datos demuestran que fumar durante los desplazamientos aumenta los niveles de aire en suspensión por encima del límite de la OMS.
“Los fumadores suelen pensar que abriendo la ventana o encendiendo el sistema de ventilación del coche pueden deshacerse del humo, pero la realidad es que los niveles de partículas en suspensión siguen siendo demasiado altos”, explica Semple.
El problema del “tabaquismo de segunda mano” y la aprobación de leyes para evitarlo se abordan de manera desigual en función de los países. A la cabeza se encuentran los países escandinavos, anglosajones y Canadá. Por otro lado, “en Nueva York ya está prohibido fumar en automóviles en los que viajen niños y, en el Reino Unido, la Cámara de los Comunes ya ha abordado la reforma para llegar a la misma decisión”, explica a SINC Guadalupe Ortega, de la Fundación de Atención Primaria de la Generalitat de Cataluña.
En cualquier caso, parece claro que los niveles que han obtenido los investigadores son peligrosos para la salud respiratoria y, explican, “deberían ser considerados en términos de responsabilidad individual y de legislación”.

Referencia bibliográfica:
Sean Semple, Andrew Apsley, Karen S Galea, Laura MacCalman, Brenda Friel, Vicki Snelgrove. British Medical Journal. “Secondhand smoke in cars: assessing children’s potential exposure during typical journey conditions”. 15 de octubre de 2012

¿Aumenta el riesgo de depresión el consumo de cannabis a edades tempranas?


Por Juan Miguel Garrido Ocaña

Se ha estudiado mucho la asociación entre el consumo de cannabis en la adolescencia y el incremento de riesgo de padecer psicosis, pero ¿qué se sabe en cuanto al riesgo de padecer depresión? ¿Lo incrementa?

Diferentes autores han realizado estudios que analizan la posible asociación entre el cannabis y la depresión observando la mayoría de ellos un claro aumento del riesgo sobre todo si el consumo es importante y regular y siendo más importante aún si el consumo lo realiza una mujer joven.

Analicemos algunos de los estudios realizados:

Patton y su equipo en el 2002 publicaron un estudio que se realizó entre los años 1992 y 1998 en Australia. Observaron que la prevalencia de depresión y ansiedad aumentaba en adultos jóvenes si consumían cannabis (siendo más importante este aumento en las mujeres consumidoras). Vieron como sobre todo en mujeres el uso de cannabis en la adolescencia duplicaba el riesgo de padecer depresión cuando el consumo era semanal y lo multiplicaba por cuatro cuando era diario.
Rey y su equipo en el 2002 publicaron otro estudio realizado en población australiana que tenía entre 13 y 17 años (una muestra de 1490 adolescentes) observando que los consumidores de cannabis se deprimían tres veces más que el grupo que no consumía, observando que a mayor consumo mayor riesgo de deprimirse en un futuro.
Ferguson y su equipo en el 2002 publicaron un estudio realizado en adolescentes entre 14 y 21años. Los observaron durante un año y vieron que en el grupo de 14-15 años mientras que solo un 5.3% de los no consumidores habían tenido depresión, en el caso de consumidores de cannabis un 10.8% de los consumidores muy esporádicos (consumo algunos meses) la padecían un 28.6% de los consumidores de cómo mínimo una vez por semana (consumidores muy frecuentes) y un 33.3% de los que consumían cada mes pero no cada semana (consumidores frecuentes) siendo estas diferencias estadísticamente significativas. En el grupo de 17 a 18 años los no consumidores habían presentado depresión un 14.1% de la muestra, mientras que los consumidores muy esporádicos al presentaron un 24%, los de consumo frecuentes un 20.7% y los muy frecuentes un 27.2% siendo también esta diferencia significativa y en el grupo de 20-21 los no consumidores presentaron depresión en un 14.7%, mientras en los consumidores en el grupo de los esporádicos un 16.7%, en el de los frecuentes un 21% y en el de los muy frecuentes un 30.4% siendo de nuevo esta diferencia significativa.
Wilcox y Anthony en el 2004 publicaron un estudio en el que observaron como en mujeres menores de 15 años que hubieses consumido cannabis aumentaba el riesgo de ideación suicida y de suicidio durante los siguientes 15 años.
Margriet Van Laar y su equipo en el 2007 publicaron un estudio longitudinal donde observaron que el uso de cannabis aumentaba el riesgo de depresión después de reajustar las medidas por posibles confusores, lo que quiere decir que el incremento de riesgo por pertenecer al grupo de consumidores estaría con un 95% de probabilidad entre que es 1.06 veces y 2.48 veces superior respecto al grupo de no consumidores. Dicha relación se observaba sobre todo en los consumidores habituales, no tanto en los de consumo esporádico.
Lee y su equipo en el 2008 publicaron un estudio donde remarcan una fuerte asociación entre el uso de cannabis y la presencia de síntomas severos y moderados depresivos; siendo más importantes de nuevo en mujeres. Observaron también que aumentaba más el riesgo si el consumo se iniciaba en edades tempranas y si el consumo se realizaba de forma regular.

Así hemos visto como la mayor parte de los estudios encuentran que el consumo de cannabis se relaciona con la depresión y con la posible aparición de ideas suicidas sobre todo si se inicia a edades tempranas, si se realiza un consumo regular, siendo de mayor riesgo cuando el consumo es en mujeres.


Bibliografía
Patton GC, Coffey C, Carlin JB, Degenhardt L, Lynskey M and Hall W (2002). Cannabis use and mental health in young people: cohort study. BMJ 325: 1195-1198.
Rey JM, Sawyer MG, Raphael B, Patton GC and Lynskey M (2002). Mental health of teenagers who use cannabis. Results of an Australian survey. Br J Psychiatry 180: 216-221.
Fergusson DM, Horwood LJ and Swain-Campbell N (2002). Cannabis use and psychosocial adjustment in adolescence and young adulthood. Addiction 97: 1123-1135.
Fergusson DM, Horwood LJ, Lynskey MT and Madden PA (2003). Early reactions to cannabis predict later dependence. Arch Gen Psychiatry 60: 1033-1039.
 Wilcox HC and Anthony JC (2004). The development of suicide ideation and attempts: an epidemiologic study of first graders followed into young adulthood. Drug Alcohol Depend 7: S53-S67.
Van Laar M, van Dorsselaer S, Monshouwer K and de Graaf R (2007). Does cannabis use predict the first incidence of mood and anxiety disorders in the adult population? Addiction 102:1251-1260.
Lee KS, Clough AR, Jaragba MJ, Conigrave KM and Patton GC (2008). Heavy cannabis use and depressive symptoms in three Aboriginal communities in Arnhem Land, Northern Territory. Med J Aust 188: 605-608.

dilluns, 3 de setembre de 2012

El éxtasis puede causar cambios irreversibles en la química cerebral


El éxtasis o MDMA, un estimulante psicoactivo parecido estructuralmente a la metanfetamina, puede originar cambios irreversibles a largo plazo en la química cerebral, según un estudio publicado en Archives of General Psychiatry.
Este estudio observacional analizó 14 mujeres consumidoras de éxtasis y 10 mujeres control no consumidoras, con una edad media de 22 años, con el fin de comparar su nivel de receptores de serotonina 2A, esenciales para la regulación del estado de ánimo, el apetito, el sueño, el aprendizaje y la memoria.
Mediante tomografía por emisión de positrones se comprobó que las mujeres consumidoras, tras un tiempo promedio de abstinencia de dos años, mostraba niveles más elevados de receptores, lo que sugiere un descenso en los niveles de serotonina.

Protocolos de Intervención diagnóstico dual en la esquizofrenia


Roncero, Carlos MD, Barral, Carmen MD; Grau-López, Lara MD, Diana MD, Szerman, Néstor MD , Casas, Miguel, Ruiz, Pedro MD
Resumen
Objetivo: Revisar la literatura existente sobre el tratamiento psicofarmacológico y psicoterapéutico de los pacientes con esquizofrenia y un trastorno por consumo de sustancias (TUS).
Métodos: Se realizó una revisión selectiva de la literatura. PubMed hasta noviembre de 2010.
Resultados: Los pacientes con trastornos psicóticos con frecuencia también tienen TCS. Para tratar de explicar su coexistencia alta hay diferentes hipótesis, como la automedicación o las teorías de inducción de drogas de la psicosis crónica. Mecanismos de la patogénesis se desconoce. Los pacientes pueden utilizar sustancias para controlar o minimizar los síntomas como las alucinaciones o ansiedad, para el manejo de estados emocionales negativos, para contrarrestar los síntomas negativos y como un medio de integración en un grupo. El diagnóstico es complicado. Es importante identificar correctamente a estos pacientes porque tienen una más severa psicopatología, un comportamiento social más violento, y tienen más comorbilidad con otras enfermedades médicas (como el virus de la inmunodeficiencia humana, o virus de la hepatitis C), lo que empeora el pronóstico. El conocimiento de las características clínicas y necesidades de estos pacientes se debe permitir que los programas de tratamiento adecuadas a desarrollar.
Conclusiones: El abuso de sustancias empeora el curso y pronóstico de la esquizofrenia y hace que el tratamiento psicofarmacológico y psicoterapéutico más difícil. Psicóticos se caracterizan por una doble baja adherencia al tratamiento y la escasa vinculación a los servicios de salud. Por lo tanto, el modelo de tratamiento integrado, en el que el equipo terapéutico misma manera conjunta aborda la esquizofrenia y SUD, se ofrece como una opción terapéutica de elección en el manejo de estos pacientes.

Vínculo entre el uso de la marihuana y el desarrollo de esquizofrenia en sujetos de alto riesgo


El consumo de marihuana puede conducir a una pérdida de volumen cerebral en las personas que están en riesgo de desarrollar esquizofrenia, según un nuevo estudio publicado en la revista British Journal of Psychiatry, en el que se compararon los cambios estructurales en el tálamo y el complejo amígdala-hipocampo con el tiempo, en 57 personas con edades comprendidas entre 16 y 25 años que no padecían de esquizofrenia pero que sí tenían antecedentes familiares de la enfermedad.
Se observó que aquellos participantes que habían consumido marihuana mostraban una reducción en el volumen talámico que era estadísticamente significativa en el lado izquierdo del tálamo y muy importante,a unque no significativa, en el lado derecho. Sin embargo, no se observaba ninguna pérdida de volumen talámico en aquellas personas que no consumieron marihuana durante el período de estudio.
La disminución del volumen del tálamo se asocia con la psicosis y la esquizofrenia. El tálamo tiene un alto nivel de los receptores cannabinoides, que se unen al ingrediente activo de la marihuana, y puede contribuir a la disminución en el volumen del tálamo y esto, a su vez, repercutir en el riesgo de padecer la enfermedad.

Diferencias de sexo en la dependencia del alcohol: Dimensiones de personalidad, carcaterísticas psicopatológicas y trastornos de personalidad.


Ricardo Bravo de Medina, Enrique Echeburúa* y Javier Aizpiri  Clínica de Medicina Psico-orgánica y *Universidad del País Vasco
 
Las causas específicas del incremento actual de la dependencia del alcohol en la mujer están relacionadas, fundamentalmente, con la irrupción creciente de la mujer en el mundo laboral, con la evolución del rol femenino en diferentes ámbitos, con el estilo juvenil de diversión uniforme en ambos sexos y con el aumento del estrés en la vida adulta, derivado de su doble papel de madre y trabajadora.
Como ocurre en otras adicciones, hay algunas diferencias en ambos sexos en cuanto a la dependencia del alcohol: los patrones de consumo en la mujer son diferentes (mayor tendencia de la mujer a beber en casa y a escondidas, con sentimientos de vergüenza y culpa, y mayor tendencia a la negación); el inicio de consumo suele ser más tardío en la mujer; los factores etiológicos no son exactamente los mismos que en el hombre (mayor relevancia del fracaso de la vida afectiva); las repercusiones del trastorno son distintas (mayor incidencia de trastornos psicosomáticos y de depresión en las mujeres, mayores conflictos de convivencia y mayor rechazo social); y, finalmente, mayor resistencia a buscar ayuda terapéutica.
Aun siendo abundante la bibliografía sobre la dependencia del alcohol, es escasa la que enfoca este problema desde la perspectiva del perfil diferencial en función del sexo. Este estudio supone una clarificación de los aspectos diferenciales en el ámbito psicopatológico y de los trastornos de personalidad y da pie para futuros estudios relacionados con programas de intervención diferenciados para hombres y mujeres.
El objetivo de la investigación que aquí se reseña era estudiar las posibles diferencias de sexo en la dependencia del alcohol en lo referente a dimensiones de personalidad, características psicopatológicas y trastornos de personalidad. La muestra estuvo formada por 158 pacientes dependientes del alcohol en tratamiento (105 hombres y 55 mujeres). Se les administraron diversas pruebas de personalidad (la Escala de Impulsividad, la Escala de Búsqueda de Sensaciones y el STAI-R), algunas pruebas psicopatológicas (SCL-90-RBDISTAI-E y la Escala de Inadaptación) y una entrevista estructurada para los trastornos de personalidad (IPDE).
En cuanto a la muestra obtenida, hubo un mayor porcentaje de hombres (65%) que de mujeres alcohólicas (35%), como ocurre también en otras investigaciones. Lo llamativo es que la ratio de 2/1 de nuestro estudio revela la cada vez mayor equiparación de hombres y mujeres en el ámbito de la dependencia alcohólica.
No han aparecido diferencias significativas entre hombres y mujeres en las dimensiones de personalidad. Sin embargo, el perfil psicopatológico ha resultado ser diferencial. Las mujeres alcohólicas presentan una mayor gravedad en la sintomatología ansioso-depresiva (tristeza y culpa, deterioro de la autoestima, soledad, nerviosismo, etcétera), lo que les lleva a una mayor inadaptación a la vida cotidiana.
En cuanto a los trastornos de personalidad, éstos han sido abundantes en la muestra total. Los hombres (65%) han presentado más trastornos de personalidad que las mujeres (41,8%) y un mayor número de trastornos por personaPor lo que se refiere al tipo específico de trastornos, entre las mujeres han sido más frecuentes el obsesivo-compulsivo, el dependiente y el histriónico, pertenecientes fundamentalmente al cluster C. Los hombres, en cambio, se han visto afectados fundamentalmente por el paranoide, el narcisista y el antisocial, junto con el obsesivo-compulsivo (que es el único compartido con las mujeres).
 
Hay, por tanto, dos perfiles psicopatológicos claramente diferenciados en función del sexo. La mayor presencia de sintomatología ansioso-depresiva y de trastornos de personalidad del cluster (ansioso-temeroso) en la mujer da pie para incorporar en los programas de tratamiento técnicas reductoras de la ansiedad y de la depresión. A su vez, el mayor grado de inadaptación a la vida cotidiana en la mujer alcohólica sugiere la conveniencia de establecer un formato grupal de tratamiento, al menos de forma complementaria a la terapia individual.
Por lo que al hombre dependiente del alcohol se refiere, de la mayor frecuencia y heterogeneidad de los trastornos de personalidad se concluye que los programas de tratamiento deberían abordar más específicamente, una vez conseguida la abstinencia inicial, el tratamiento de este tipo de trastornos.
Estos enfoques sugeridos podrían potenciar los programas de tratamiento actualmente disponibles y mejorar los resultados a largo plazo.
El artículo original en el que se basa este trabajo puede encontrarse en la revista Psicothema:
Bravo de Medina, R., Echeburúa, E., y Aizpiri, J. (2008). Diferencias de sexo en la dependencia del alcohol: dimensiones de personalidad, características psicopatológicas y trastornos de personalidad. Psicothema, Vol. 20 (2), 218-223.

El uso excesivo de Internet parece asociarse a problemas de salud


Resumen Estructurado
Objetivo: analizar, en la población adolescente, la relación entre el uso de Internet y la salud física y mental.
Diseño: transversal mediante encuesta poblacional.
Emplazamiento: comunitario. Alumnos de escuelas de enseñanza secundaria de Suiza.
Población de estudio: el estudio se realizó en 2002 e incluyó un total de 7548 adolescentes de entre 16 y 20 años de diversos cantones del país. Del total de la muestra, acabaron siendo analizados 7211 adolescentes (3305 mujeres y 3906 varones). La encuesta acerca de la salud de los jóvenes incluyó 565 preguntas. El muestreo fue por aulas, incluyéndose 600 aulas, con un participación del 97,7%.
Evaluación del factor de riesgo: cuestionario atuoaplicado, en el que figura el número de horas que los adolescentes habían permanecido conectados a Internet durante el último mes. En función de ese dato se crearon cuatro grupos: uso intensivo (HIU): > 2 horas/día; uso regular (RIU): algunos días a la semana y ≤ 2 horas/día; uso ocasional (OIU): ≤ 1 hora/semana; ausencia de uso (NIU): 0 horas el último mes.
Medición del resultado: diversas variables relacionadas con la salud física y mental: autopercepción del estado de salud (dicotomizada como buena o pobre), depresión (medida mediante una escala validada que ofrece una puntuación de entre 1 [no deprimido] y 4 puntos [muy deprimido]), sobrepeso-obesidad (medida a partir de los datos de peso y talla autorreportados por los propios participantes, calculando el índice de masa corporal [IMC] y considerándose sobrepeso en caso de IMC ≥ percentil 85), cefalea y dolor de espalda (frecuente o infrecuente) y cantidad de sueño (insuficiente o suficiente). Los resultados se expresan como odds ratio multinomial (ORm) con su intervalo de confianza del 95% (IC 95%).
Resultados principales: se realizó un análisis multivariable multinomial que tuvo en cuenta diversas variables que podían actuar como potenciales confusoras: edad, curso académico, estatus socioeconómico, nivel de estudios de los padres, problemas de salud crónicos y ejercicio físico. Se compararon todos los grupos con los RIU, al considerar que es la forma más común de uso de Internet.
Al comparar con los RIU, los varones HIU tuvieron más sobrepeso (ORm: 1,78; IC 95%: 1,07 a 2,95) y puntuaciones de depresión más altas (ORm: 1,36; IC 95%: 1,01 a 1,81). En el otro extremo, los varones NIU tuvieron más dolor de espalda (ORm: 1,87; IC 95%: 1,26 a 2,79) y una puntuación de depresión más alta (ORm: 1,31; IC 95%: 1,02 a 1,67).
En las mujeres las HIU presentaron sueño insuficiente y puntuación más elevada en las escalas de depresión (ORm: 1,86; IC 95%: 1,30 a 2,66). Las OIU (ORm: 1,24; IC 95%: 1,06 a 1,44) y NIU (ORm: 1,46; IC 95%: 1,14 a 1,87) también tenían puntuaciones más elevadas.
Conclusión: parece existir una relación en forma de U (adolescentes que no usan Internet o que la utilizan son HIU) con un peor grado de salud mental. Los HIU presentan también un mayor riesgo de presentar problemas somáticos.
Conflicto de intereses: no existe.
Fuente de financiación: no consta.
Comentario Crítico
Justificación: Internet se ha convertido en nuestros días en un instrumento fundamental de comunicación y de trabajo. El uso abusivo del mismo (o el mal uso) se ha relacionado en ocasiones con determinados problemas de salud de la esfera psiquiátrica, como trastorno por déficit de atención, hostilidad o depresión1. Este estudio añade información en cuanto a diferentes niveles de uso y salud percibida por los jóvenes.
Validez o rigor científico: se trata de un estudio transversal. Este tipo de diseño impide establecer relaciones de causalidad. No se explican los motivos de las pérdidas durante la realización de la encuesta (337), aunque dado su bajo número (4,5% del total de la muestra) la posibilidad de haber incurrido en algún tipo de sesgo parece reducida. Los datos se recogieron a través de una encuesta anónima realizada a nivel nacional por un grupo de investigación en salud de adolescentes. Las preguntas estaban referidas a los 30 días previos. Se desconoce si la encuesta se pasó en la misma fecha para todos los participantes. Este estudio se efectuó en 2002, año en el que la implantación y el uso de Internet no estaban tan extendidos como en la actualidad, por lo que es probable que los resultados ahora mismo fueran diferentes.
Importancia clínica: los autores del estudio relacionan el HIU y el NIU con puntuaciones mayores en la escala de depresión tanto en varones como en mujeres. El sobrepeso en varones se asociaría con el HIU. Un estudio prospectivo realizado en adolescentes tiende a confirmar la relación entre uso abusivo de Internet y depresión (riesgo relativo [RR]: 2,5; IC 95%: 1,3 a 4,3)2. Otro estudio longitudinal constató la existencia de asociación entre tener ordenador en casa –sin conexión a Internet– y sobrepeso (OR: 2,3; IC 95%: 1,4 a 3,8)3. El estudio aquí valorado cuantifica únicamente el tiempo de utilización de Internet en horas pero no qué tipo de uso realizan los adolescentes de esta herramienta. El motivo de uso de Internet parece tener importancia: un estudio longitudinal realizado en población adulta ha constatado que el tiempo pasado en Internet buscando información sobre temas de salud se asocia a mayor probabilidad de depresión, mientras que si se utiliza como herramienta de comunicación con amigos y familia dicha asociación desaparece4.
Aplicabilidad en la práctica clínica: los resultados de este estudio, junto con los de otros de seguimiento prospectivo, apoyarían la recomendación de preguntar a los adolescentes sobre el tiempo que pasan delante de un ordenador. Además del tiempo que pasan ante la pantalla, es aconsejable preguntar qué uso hacen de Internet, ya que parece estar relacionado con el estado de salud mental. Algunos resultados del estudio valorado, como la asociación entre ausencia de uso de Internet con depresión, requerirán de estudios prospectivos especialmente diseñados para tal fin que puedan confirmar o descartar estos hallazgos.
Conflicto de intereses de los autores del comentario: no existe.
AVC | Artículo valorado críticamente: Bélanger RE, Akre C, Berchtold A, Michaud PA. A U-shaped association between intensity of Internet use and adolescent health. Pediatrics. 2011;127:e330-5. D.O.I.: 10.1542/peds.2010-1235.
Bibliografía
1.González Rodríguez MP, De la Rosa Morales V. La adicción a Internet en adolescentes se asocia con síntomas psiquiátricos como TDAH, depresión y hostilidad. Evid Pediatr. 2007;3:104.
2.Lam LT, Peng ZW. Effect of pathological use of the Internet on adolescent mental health: a prospective study. Arch Pediatr Adolesc Med. 2010;164:901-6.
3.Lajunen HR, Keski-Rahkonen A, Pulkkinen L, Rose RJ, Rissanen A, Kaprio J. Are computer and cell phone use associated with body mass index and overweight? A population study among twin adolescents. BMC Public Health. 2007;7:24.
4.Bessière K, Pressman S, Kiesler S, Kraut R. Effects of Internet use on health and depression: a longitudinal study. J Med Internet Res. 2010;12:e6.
Dres. Rivas Fernández MÁ, Buñuel Álvarez JC.
Evid Pediatr. 2011;7:38.
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=70632