Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris Suicidi. Mostrar tots els missatges
Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris Suicidi. Mostrar tots els missatges

diumenge, 25 de setembre de 2016

Recomendaciones preventivas y manejo del comportamiento suicida en España

El suicidio es un problema importante de salud pública que constituye una de las principales causas de años de vida perdidos por enfermedad y la tercera causa de mortalidad en adultos jóvenes. En este trabajo se resume la revisión de la evidencia disponible sobre la magnitud e impacto epidemiológico de la conducta suicida, los factores de riesgo y factores protectores, los instrumentos de evaluación del riesgo de conducta suicida, los protocolos preventivos existentes a nivel internacional y local, las intervenciones preventivo-educativas a nivel de los profesionales de la salud, y las posibles intervenciones sobre poblaciones de riesgo.De esta revisión un amplio grupo de psiquiatras expertos sintetizó y consensuó un conjunto de recomendaciones sobre el impacto, la prevención y el manejo de la conducta suicida.
Las recomendaciones sobre la prevención y el manejo del comportamiento suicida fueron resumidas en las diez conclusiones que se presentan en este trabajo.

Llegeix l'article sencer  Rev Psiquiatr Salud Ment (Barc.). 2012;5(1):8---23

dissabte, 2 de gener de 2016

Recursos en la prevención del suicidio (editado por la OMS)

Instrumentos dirigidos a grupos específicos sociales y profesionales particularmente relevantes para la prevención del suicidio.


Debido a que es un problema grave de Salud Pública, el suicidio requiere nuestra atención, pero desgraciadamente su prevención y control no son tarea fácil. La investigación más reciente señala que la prevención del suicidio si bien es posible, comprende una serie de actividades que van desde la provisión de las mejores condiciones posibles para la educación de los jóvenes y los niños, el tratamiento eficaz de los trastornos mentales, hasta el control medioambiental de los factores de riesgo.
La difusión apropiada de la información y una campaña de sensibilización del problema son elementos esenciales para el éxito de los programas de revención. Estos documentos han sido preparados como parte de la iniciativa nundial de la OMS para la prevención del suicidio (SUPRE).

dilluns, 29 d’octubre de 2012

TODA ESA GENTE SOLITARIA

“Toda esa gente solitaria no tiene nombre, no se dirige a ninguna parte”.

La mayor amenaza para la salud mental es la soledad, en especial si no se cuenta con recursos o capacidad para llevar una vida intelectualmente activa. La soledad genera desesperanza y falta de interés por las cosas, síntomas de un ánimo depresivo. Esto, a su vez, repercute en las defensas del organismo ante las enfermedades, generándose un ciclo que erosiona al cabo a toda la persona.

La soledad no sólo se da entre gente físicamente aislada, sino entre personas que se relacionan pero no pueden o no saben cómo hacer frente a los problemas que surgen en el camino, y también se instala en la pareja sin amor, cuando los besos se dan pero no se entregan. Esa soledad es más insidiosa porque no se ve, pero corroe el alma. El ciudadano que se arrojó ayer desde el balcón de su casa en Burjassot, en Valencia, debió sentirse terriblemente solo frente a la amenaza del desahucio de su casa; con su mujer en la cama por sufrir una depresión, este hombre impotente se limitó a besar a su hijo y arrojarse al vacío cuando el agente judicial llamaba a la puerta.

Parece una escena de Dickens, de esas que el incomparable escritor inglés sabía crear para angustiar a sus lectores y transmitirles el propio pulso de sus vidas. Sin embargo, todo su dramatismo es real, y es uno de los signos estremecedores de los tiempos actuales. A medida que las oportunidades laborales desaparecen las personas sufren en su autoestima y las deudas generan una angustia difícil de conllevar. Perder el hogar supone ir realojado a una vivienda social, una dura prueba para la familia que la sufre. 

El dinero (20 millones de euros) de la fundación de Amancio Ortega a Cáritas es una noticia fantástica, pero el verdadero tesoro son los miles de voluntarios que colaboran con ella para acompañar a todos aquellos que, en esos momentos duros de su existencia, pueblan sus locales o recibe asistencia de cualquier modo. Hay una gran diferencia entre los que reciben ayuda pero tienen todavía su espíritu firme, y aquellos que en sus ojos se ve la mirada a ninguna parte, perdidos ellos en la lucha abandonada. Los voluntarios acompañan, entregan su tiempo, y ayudan a que estos seres humanos derrotados recuerden quizás que tuvieron sueños y que no todo está acabado. 

En una de sus mejores canciones, Eleanor Rigby, casi con música de cámara, Los Beatles describieron ese desolado universo, con profundas pinceladas dickensianas: “Toda esa gente solitaria / ¿dé donde viene?/ Toda esa gente solitaria / ¿de dónde es?” No tiene nombre, no se dirige a ninguna parte. ¿Quién sabe su historia? ¿Dónde está la redención? Mi admiración y gratitud para todos los que ayudan y colaboran en asistir a toda esa gente solitaria.

Vicente Garrido Genovés    https://www.facebook.com/vicentegarridogenoves/posts/317579865015971

dilluns, 3 de setembre de 2012

La evaluación del riesgo de suicidio no tendría consecuencias negativas.


La evaluación sistemática de la tendencia de suicidio entre los pacientes con signos de depresión, asistidos en el ámbito de la atención primaria de la salud, es una práctica cuestionada que no tendría consecuencias negativas.
Dres. Crawford MJ, Thana L, Bajaj P y colaboradores
♦ Artículo redactado por SIIC –Sociedad Iberoamericana de Información Científica
British Journal of Psychiatry 198(5):379-384, May 2011


Asociación entre la gravedad de la depresión y la ideación suicida


Introducción y objetivos
La tendencia suicida tiene lugar principalmente en pacientes con depresión y se define en presencia de ideación y conducta suicida. Esta última incluye los intentos de suicidio y el suicidio consumado y tiene como factores principales de riesgo la ideación suicida y el antecedente de intento de suicidio. Existe un interés creciente por lograr una atención óptima de los pacientes depresivos en el ámbito de la atención primaria. La relación fluida entre los pacientes y sus médicos de cabecera resulta una oportunidad potencial para prevenir el suicidio. Si bien se estima que la mitad de los pacientes que se suicida acude a su médico de cabecera durante el mes previo, en general la evaluación y el diagnóstico de estos pacientes no son adecuados; esto impide las intervenciones terapéuticas y las derivaciones oportunas.
La detección sistemática de la ideación suicida no puede ni debe aplicarse a todos los pacientes que acuden al nivel de atención primaria. Por este motivo, es importante conocer los predictores de ideación suicida. La mayoría de la información al respecto se obtuvo en la población general o psiquiátrica y puede resultar inadecuado aplicarla a los pacientes que reciben tratamiento en el nivel de atención primaria. Según los datos obtenidos de algunos estudios, los predictores de ideación suicida en pacientes depresivos que acuden al nivel de atención primaria incluyen el riesgo de depresión, el dolor y las comorbilidades físicas y el sexo masculino, entre otros. Dado que los estudios que obtuvieron esta información tienen limitaciones, es necesario obtener datos concluyentes al respecto.
El presente estudio se llevó a cabo con el objetivo de evaluar los factores predictores de ideación suicida en pacientes con depresión mayor tratados en el contexto de la atención primaria de la salud.
Pacientes y métodos
El estudio fue transversal y se llevó a cabo en pacientes de 18 a 80 años que presentaban trastorno depresivo mayor (TDM) de acuerdo con el resultado del Patient Health Questionnaire-9 (PHQ-9) y la International Classification of Diagnosis 10-Checklist. La gravedad de la depresión se valoró mediante el PHQ-9. Para conocer el nivel de dolor físico se aplicó la Physical Pain Scale incluida en la Short Form-36 (SF-36). La presencia o ausencia de ideación suicida se evaluó mediante la aplicación del ítem correspondiente del Beck Depression Inventory. Además, se definió la cantidad de comorbilidades y se empleó el Chronic Disease Score para valorar la gravedad de las enfermedades crónicas. Los resultados se analizaron en función de la edad de los pacientes.
Resultados
Se incluyeron 626 pacientes con un promedio de 50.3 años, en su mayoría de sexo femenino. El puntaje del PHQ-9 promedió un valor de 17.3. El 86.4% de los pacientes refirió dolor físico y el 82% presentaba al menos una comorbilidad física. El resultado promedio de la SF-36 Physical Pain Scale y del Chronic Disease Score fue de 45 y 1.2 puntos, respectivamente. El 58.9% de los pacientes recibía tratamiento antidepresivo al inicio del estudio, en tanto que el 56.4% refirió ideación suicida.
La realización de un análisis bivariado permitió apreciar una relación significativa entre la ideación suicida y el dolor físico, la menor edad y el sexo masculino. El tratamiento con antidepresivos, las comorbilidades físicas y su gravedad no se relacionaron significativamente con la ideación suicida. La aplicación de un modelo multivariado permitió apreciar una asociación significativa entre la ideación suicida y el puntaje del PHQ-9 y el dolor físico. En este caso, la edad mayor de 60 años se asoció con un nivel significativamente inferior de ideación suicida en comparación con el grupo de referencia. A diferencia del sexo masculino, la presencia de comorbilidades físicas y el tratamiento antidepresivo no se relacionaron con la ideación suicida.
Discusión
En coincidencia con lo informado en estudios anteriores, el análisis llevado a cabo permitió apreciar una relación entre la gravedad de la depresión y la ideación suicida. Además, es probable que exista una asociación entre el dolor físico y la ideación suicida. Esta relación también se informó en estudios realizados en pacientes no depresivos y resulta importante en el contexto de la atención primaria. La prevalencia de dolor físico fue similar con la informada en estudios realizados en pacientes depresivos. La depresión y el dolor tienen características neurobiológicas y terapéuticas en común. Es posible que ambos síntomas interactúen y que uno aumente la gravedad del otro. A diferencia de lo informado por otros autores, no se verificó una asociación entre las comorbilidades físicas y la ideación suicida. Tampoco fue posible confirmar la relación entre el inicio del tratamiento antidepresivo y el aumento del riesgo de ideación e intentos suicidas.
Hasta el momento no se cuenta con información concluyente respecto de la relación entre la ideación suicida y el suicidio consumado. Es necesario contar con estudios prospectivos a largo plazo que permitan obtener conclusiones al respecto. En estudios anteriores se informó que, en presencia de depresión, la ideación suicida es el predictor más importante de suicidio. Dado el sufrimiento emocional que supone la presencia de ideación suicida, los autores del presente estudio consideran importante su concepción como un síntoma individual, más allá de su relación con el suicidio consumado.
Entre las limitaciones del presente estudio se destaca su diseño transversal y la ausencia de aplicación de herramientas específicas para la evaluación de la ideación suicida y del dolor. Es necesario contar con estudios prospectivos sobre el valor pronóstico de la ideación suicida. La realización de estudios adicionales permitirá mejorar el diagnóstico de tendencia suicida en pacientes depresivos.
Conclusión
En pacientes con depresión asistidos en el nivel de atención primaria se halló que la gravedad de la depresión predice la ideación suicida y que el dolor físico se relacionaría con esta última.
♦ Artículo redactado por SIIC –Sociedad Iberoamericana de Información Científica
Dres. Gensichen J, Teising A, Petersen JJ y colaboradores. SIIC
Journal of Affective Disorders 125(1-3):124-127, Sep 2010

El 80% de los suicidios se asocia a una patología psiquiátrica.


El 80 por ciento de los casos de suicidio se asocia a un cuadro de depresión, esquizofrenia, trastornos de la personalidad o drogodependencia, según expertos de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), quienes señalan que sufrir alguna de estas enfermedades aumenta el riesgo en un 10 por ciento de las conductas suicidas.
"El suicidio ha existido siempre y los datos de los que disponemos revelan escasos cambios en su incidencia en décadas", ha señalado el doctor Salvador Ros, presidente de la ASEPP, que ha celebrado en Valencia su V Reunión Nacional.
Por tanto, sufrir estas patologías representa ya para los psiquiatras un factor predictor importante de una situación que, en general, resulta muy complicada de prevenir. Según Ros, "aunque casi el 60 por ciento de los pacientes suele comunicar a su familia o al médico en los días o meses antes su deseo de morir, su manejo es difícil".
De hecho, la hospitalización continuada o en una Unidad de Crisis o en un Centro de Día no garantiza la prevención del suicidio. A pesar de esta atención especializada, un porcentaje significativo de suicidios se registra en los centros hospitalarios. "Por ejemplo, el paciente con un cuadro de esquizofrenia suele intentar el suicidio en las 24 horas siguientes al ingreso del hospital", explica.
Durante años, han sido los mayores de 65 el principal grupo de riesgo, sin embargo, en fechas recientes ha surgido otro colectivo en los que estas tasas han aumentado, los jóvenes. De hecho, actualmente constituye la principal causa de mortalidad entre adolescentes. Mientras que en el caso de las personas de edad avanzada, este tipo de conductas está asociado a la soledad o la enfermedad, en los jóvenes se debe al consumo de drogas.
"La desesperanza, pensar que no hay un futuro mejor, y la indefensión, notar que no controlas el mundo más cercano e inmediato", son dos variable comunes en la población de riesgo. Asimismo, explica que "tanto en las épocas de mayor desesperanza como en los conflictos bélicos la tasas de suicidio disminuyen, e incluso en crisis económica. De hecho, en crisis como la del año 29, no se registró un incremento".
Además, añade, estos especialistas se enfrentan a la parcial efectividad de los programas preventivos que se han puesto en marcha en muchos países y que no han logrado modificar de forma sustancial la tasa de suicidio. "Se ha trabajado", explica el presidente de la ASEPP, "en múltiples líneas: formar a los médicos de Atención Primaria para que puedan realizar una mejor valoración, promover campañas en escuelas, aunque después se desaconsejó, e iniciativas como el teléfono de la esperanza o el seguimiento de los pacientes al alta".
De entre todas, Ros destaca una iniciativa promovida en Australia, en la que los pacientes mayores que vivían solos recibían llamadas periódicas, al menos una vez a la semana y, además, se activó una línea de teléfono específica.
1/jun/2012 Saludalia. 2012 Jun

Promover una salud mental positiva para prevenir el suicidio


Fernando Márquez Gallego, Jefe del servicio del Programa de Salud Mental de la Consejería de Sanidad de Galicia y codirector de los cursos de psicoterapia dinámica de la Universidad de Santiago apunta que es muy importante promover una salud mental positiva para prevenir el suicidio.
Sobre el hecho de que el suicidio siga siendo un tema tabú este experto indicó que se debe a que enfrentarse a la idea de la muerte es algo difícil, incluso cuando se trata de un fallecimiento por causas naturales, y pensar que alguien se puede querer quitar la vida causa cierta inquietud. En segundo lugar, debido a una cuestión de índole cultural: en el sur de Europa las creencias religiosas predominantes siempre lo han considerado una conducta muy negativa.
La mayoría de los casos de suicidio consumado se dan entre las personas mayores, en torno a la edad de jubilación, sobre los 65 y 70 años. Esto se puede deber a múltiples factores, entre los que destacan las enfermedades terminales o crónicas, las pérdidas humanas y la soledad; todos pueden ir unidos a trastornos psicóticos y a consumo de alcohol.
En el caso de los jóvenes al gozar de una buena salud física, el suicidio se convierte en la segunda o tercera causa de muerte, por detrás de los accidentes. Hay que tener en cuenta que este sector de la población sí encabeza las tentativas de suicidio, y que, aunque la ayuda psicológica puede solucionar la problemática, estas personas se convierten en un grupo de riesgo para el futuro.
En cuanto a géneros los hombres se suicidan más que las mujeres. Es difícil saber el porqué. Puede ser porque en edades adultas el consumo de alcohol es más elevado en los varones y quizás por su menor capacidad de enfrentarse a situaciones adversas. Sin embargo, las mujeres los aventajan a ellos en tentativas.
En los países que tienen un nivel de vida muy bajo el instinto de supervivencia ocupa el día a día, no hay tiempo para plantearse nada más; en cambio, en los países ricos, la gente tiene sus necesidades básicas cubiertas y se empieza a formular cuestiones de carácter existencial.
Respecto a los trastorno mentales comos depresiones y trastornos bipolares, Márquez indicó que el incremento de la ansiedad que acompaña a los episodios con trastorno bipolar puede afectar al sueño. Si una noche en vela ya es angustiosa para una persona sin ningún tipo de problema mental, para alguien que se encuentra deprimido puede suponer un gran sufrimiento.

Guía del SNS para la práctica clínica de Prevención y Tratamiento de la Conducta Suicida.


En el año 2010 se publicaron datos donde se puso de manifiesto que en 2008, el suicidio en España fue la primera causa de muerte violenta, superando a los accidentes de tráfico. Pero a diferencia de éstos, no se
percibe una reacción por parte de la sociedad, posiblemente debido a que el conocimiento sobre el suicidio no se ha divulgado convenientemente y de forma objetiva, siguiendo vigentes muchos mitos o creencias sobre el mismo.
Tratar el tema del suicidio no es fácil ya que en él intervienen muchos factores. Además, es relativamente fácil caer en estereotipos sobre el suicidio, en mitos o en argumentos morales que poco ayudan a la persona o familiares. No debemos quedarnos indiferentes ante la magnitud de este problema y las siguientes páginas tienen precisamente ese objetivo y el de poder influir en el suicidio de modo positivo.
La información que le facilitamos sobre el suicidio se ha escrito pensando en las personas que sufren, en quienes les rodean (y quieren) y en los profesionales. Aquí no encontrará opiniones particulares, sino los resultados y conclusiones extraídos de estudios científicos seleccionados por su calidad y neutralidad.
Esperamos que le resulte de ayuda y que cumpla el objetivo de apoyar a quienes lo lean y lo apliquen en sí mismos o en los demás.