Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris recerca. Mostrar tots els missatges
Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris recerca. Mostrar tots els missatges

dijous, 24 d’agost de 2017

Coincidencias entre Ansiedad, Depresión y el Trastorno Obsesivo Compulsivo

Introducción y objetivos

Las coincidencias entre el trastorno depresivo mayor (TDM), los trastornos de ansiedad y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) pueden analizarse desde la perspectiva de la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5). En el DSM-5, los trastornos de ansiedad y el TOC fueron incluidos en capítulos separados, a diferencia de las versiones anteriores, en las cuales ambos cuadros se incluían en la categoría de trastornos de ansiedad. En general, los diagnósticos clínicos se realizan por agrupamiento o fraccionamiento de signos y síntomas, es decir, los diagnósticos se dividen entre los que se reconocen debido a las similitudes entre diferentes cuadros y aquellos obtenidos mediante el análisis de las diferencias entre los cuadros clínicos. Las clasificaciones diagnósticas son preliminares y seguidas por una evaluación más profunda, destinada a comprender la enfermedad en cuestión. En consecuencia, el diagnóstico del TDM, los trastornos de ansiedad o el TOC puede coincidir con los síntomas principales que refiere el paciente, aunque dichos síntomas también pueden observarse en pacientes con cuadros alternativos que podrán requerir el mismo tratamiento. La coincidencia sintomática pude explicarse en términos neurobiológicos.


Fundamentos del agrupamiento

De acuerdo con la información incluida en el DSM-5, las enfermedades mentales tienen características en común que las relacionan, e incluyen factores terapéuticos, neurales, familiares, genéticos, ambientales y relacionados con biomarcadores y vías de procesamiento emocional, entre otros. La consideración de factores numerosos y globales resultó en la agrupación dimensional de los trastornos por internalización y externalización. Las similitudes entre la depresión, la ansiedad y el TOC pueden explicarse mediante el análisis de los mecanismos cerebrales en común, lo cual implica la existencia de genes compartidos y coincidencias terapéuticas. No obstante, también debe considerarse la simple coincidencia sintomática entre diferentes enfermedades, así como la coaparición de síndromes completos en un mismo individuo. Los diferentes trastornos de ansiedad tienen un nivel elevado de comorbilidad entre sí, en tanto que la depresión se observa en comorbilidad con todos los trastornos de ansiedad. Es decir, existe un nivel considerable de comorbilidad entre los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad. Según un modelo de procesamiento emocional normal, existe una solución bidimensional de afectividad negativa y positiva. El afecto negativo es una dimensión del malestar subjetivo que predice la coincidencia entre la ansiedad y la depresión. La dimensión del afecto positivo predice que un paciente que refiere sentirse contento también manifestará interés, seguridad y atención. Esta dimensión se asocia en forma negativa con la tristeza en mayor medida que con el miedo. De acuerdo con lo antedicho, la anhedonia puede ser una característica de los trastornos del estado de ánimo, diferente de los trastornos de ansiedad; en cambio, el malestar generalizado y subjetivo es una dimensión compartida entre los trastornos de ansiedad y la depresión. Finalmente, se describió una tercera dimensión afectiva, la tensión somática y la hiperactivación, que es característica de la ansiedad. Muchos rasgos conductuales y trastornos psiquiátricos son heredables. De acuerdo con la información disponible, existe una coincidencia genética entre la depresión mayor y el trastorno de ansiedad generalizada (TAG). La comorbilidad entre los trastornos de ansiedad y la depresión puede vincularse con el neuroticismo, un factor de riesgo que predice la aparición de trastornos de ansiedad, TOC y TDM y es heredable en un 40%. De todos modos, se discute su fiabilidad.


Razones para el fraccionamiento

El análisis estructural de los síntomas permite apreciar que, si bien algunos son más generales, otros se relacionan en forma más específica con trastornos determinados. En este sentido, cada enfermedad posee características únicas que la distinguen frente al resto de los trastornos. Por ejemplo, la activación ansiosa desempeña un papel limitado como elemento sintomático específico en pacientes con trastorno de pánico, trastorno por estrés postraumático (TEPT) o TOC. En el caso del TEPT se observa el antecedente de exposición a un suceso traumático y la presencia de reviviscencias, en tanto que los pacientes con TOC presentan obsesiones y compulsiones. En consecuencia, en la práctica clínica, la evaluación diagnóstica tendrá componentes generales y específicos. De acuerdo con las recomendaciones diagnósticas propuestas por la British Association for Psychopharmacologyen pacientes con síntomas de ansiedad, en principio, debe definirse la presencia de depresión. Si se observa depresión, su tratamiento es prioritario. En cambio, en ausencia de síntomas depresivos, podrá efectuarse el diagnóstico específico de algún trastorno de ansiedad según los síntomas presentes.


Fragmentación de los trastornos

La determinación del fenotipo en pacientes con un mismo perfil genético depende de la edad de exposición a los factores precipitantes, entre otras causas. Esto tiene validez, por ejemplo, en el TDM y el TAG, cuadros que tienen características genéticas en común y cuya aparición depende de los estresores que padezca el individuo. También se sugiere la división de los factores genéticos relacionados con la agorafobia en un extremo y con las fobias específicas en el otro extremo. En este caso, la fobia social se ubica en una instancia intermedia. El resto de las asociaciones entre los trastornos se explican en términos de exposición a factores ambientales compartidos de riesgo. El riesgo de trastornos de ansiedad parece incrementarse con las experiencias familiares y personales del pasado. Dichas experiencias se combinan con factores del entorno que aumentan el riesgo de determinados trastornos de ansiedad. Según el autor, es necesario contar con estudios genéticos adicionales que permitan comprender las bases moleculares de las conductas relacionadas con las emociones.


Genética molecular y neurobiología

El neuroticismo puede ser el comienzo para el estudio de las bases genéticas de los trastornos de ansiedad y la identificación de biomarcadores que permitan comprender los mecanismos involucrados en la aparición de los trastornos. Según lo informado, existe una variación del gen 5-HTTLPR, que codifica para el transportador de serotonina, que se asocia con diferencias individuales relacionadas con el neuroticismo. Concretamente, los individuos que poseen la variante corta o alelos presentan un nivel mayor de neuroticismo y una menor expresión de ARNm correspondiente a dicho gen. También se informó un aumento de las probabilidades de depresión ante la exposición a factores ambientales de riesgo en pacientes con variaciones del gen 5-HTTLPR. La ansiedad se asocia con el aumento del procesamiento de estímulos relacionados con el miedo, lo cual parece relacionarse con el incremento de la sensibilidad y con la afectación de la discriminación. Es decir, se observa un sesgo de atención hacia estímulos generadores de ansiedad. El nivel elevado de neuroticismo se relaciona con el aumento del procesamiento de información emocional negativa. A su vez, la afectividad negativa en pacientes con trastornos de ansiedad se asocia con el incremento de la activación de la amígdala. También es posible que existan alteraciones relacionadas con la función amigdalina en común entre la ansiedad y la depresión, aunque es necesario contar con estudios adicionales al respecto.


Tratamiento farmacológico

Las drogas empleadas para el tratamiento de los pacientes con depresión o ansiedad actúan sobre el procesamiento automático de sesgos negativos más allá de su efecto concreto sobre los síntomas de depresión y ansiedad. Esto resulta en el aumento del sesgo positivo relacionado con la memoria autorreferencial. Es sabido que tanto la ansiedad como la depresión se asocian con el incremento de la actividad de la amígdala. Esta estructura parece ser objetivo de acción farmacológica. De hecho, la paroxetina reduce la respuesta de la amígdala a los estímulos relacionados con el miedo; es decir, el tratamiento de los pacientes con ansiedad y depresión parece asociarse con la corrección de la hiperactividad. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) tienen un espectro amplio de eficacia en pacientes con depresión mayor, trastornos de ansiedad o TOC; no obstante, su empleo puede verse limitado por cuestiones de tolerabilidad. La duloxetina y la venlafaxina, inhibidores de la recaptación de noradrenalina y serotonina, son mejor tolerados que los ISRS y su uso se asoció con eficacia en presencia de depresión y TAG. Además, la venlafaxina fue de utilidad para prevenir las recaídas en pacientes con trastorno de pánico. La agomelatina resultó eficaz para el tratamiento agudo y la prevención de recaídas en pacientes con TAG y es de utilidad en aquellos con depresión mayor. Debido a que no ejerce acciones serotoninérgicas, el riesgo de síntomas de discontinuación y trastornos sexuales es bajo. La fenelzina, un inhibidor de la monoamino oxidasa, también resulta eficaz en pacientes con trastornos de ansiedad y depresión, aunque existen cuestiones de tolerabilidad y seguridad que limitan su uso. Las drogas que actúan sobre el receptor del GABA y facilitan la función del neurotransmisor, como las benzodiazepinas, resultaron eficaces en pacientes con trastorno de pánico, fobia social y TAG. No obstante, provocan efectos adversos como la sedación y la disfunción cognitiva. Además, no existe información que indique su eficacia en pacientes con depresión. La pregabalina bloquea los canales de glutamato dependientes de voltaje y resultó eficaz para el tratamiento agudo y preventivo de los pacientes con TAG y fobia social. Su administración a largo plazo puede generar aumento ponderal, en tanto que la interrupción abrupta del tratamiento se asoció con síntomas de discontinuación.


Conclusión

Los trastornos de ansiedad tienen características genéticas y biológicas en común, relacionadas con el malestar y la afectividad negativa. El tratamiento con ISRS actúa tanto sobre los trastornos de ansiedad como sobre los trastornos depresivos. De hecho, el sistema serotoninérgico y, especialmente, sus conexiones con la amígdala, parece brindar razones para explicar tanto los trastornos como los efectos terapéuticos de las drogas. Cada trastorno tiene características particulares que constituyen objetivos terapéuticos potenciales, cuya comprensión facilitará la creación de estrategias terapéuticas.

Resumen extraido de la Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC)

The Overlap Between Anxiety, Depression, and Obsessive-Compulsive Disorder. Goodwin GM. Dialogues in Clinical Neurosciences 17(3):249-260 Sep, 2015

diumenge, 4 de setembre de 2016

El Trastorn dissocial i la seva relació amb el TDAH

Els Trastorns de la conducta en l’adolescència són una de les situacions més preocupants per a pares, professors i professionals de la salut mental infantojuvenil. Aquests nois / es presenten quadres conductuals que necessiten suport mèdic i suport psicopedagògic i / o psicoterapèutic. El trastorn disocial es troba segons l’APA (Associació Americana de Psiquiatria) entre els trastorns de conducta més freqüents en població adolescent.
Característiques que presenta el Trastorn disocial
Segons el manual de diagnòstic DSM-IV, el Trastorn disocial està considerat com un trastorn greu de conducta. Es caracteritza per un patró de comportament persistent i repetitiu en el qual es violen els drets bàsics dels altres o importants normes socials adequades a l’edat del subjecte. Comportaments qualitatius i quantitatius que van molt més enllà de la simple “maldat infantil” o la “rebel · lia adolescent”. En general, implica la participació conscient per part de l’individu en actes que involucren un conflicte amb la normativa social o amb els codis de convivència implícits en les relacions en societat.
Aquestes manifestacions solen anar unides a una sèrie de situacions familiars, socials, escolars que influeixen tant en el seu origen com en el seu manteniment.
Els comportaments que es manifesten en el Trastorn Disocial, poden ser:
Agressions a altres persones (intimidar, fanfarronejar, ser cruel amb altres persones, iniciar baralles, ocasionar dany físic, forçar a una activitat sexual, etc.), O animals.
Danyar la propietat d’altres (incendis, destrucció deliberada …).
Fraudulència o robatori (violentar la llar, la casa o l’automòbil d’una altra persona, mentir per obtenir favors, estafar, etc.)
Violacions greus de normes (transgredir normes paternes, romanent fora de casa de nit? Iniciant aquest comportament abans dels 13 anys d’edat?, Escapar-se de casa durant la nit, fer campana a l’escola, etc.)
A més de la presència d’aquests símptomes, el trastorn disocial provoca un deteriorament clínicament significatiu de l’activitat social, acadèmica o laboral.
El trastorn disocial tant sols es pot diagnosticar fins als 18 anys, si l’individu té 18 anys o més, estaríem parlant d’un trastorn antisocial de la personalitat
És important atendre l’edat d’inici del trastorn, si apareix en la infància o en l’adolescència. Com més aviat es produeix la presència de símptomes, més sever és el trastorn, però pels adolescents tendeixen a cometre conductes i comportaments de major risc i per tant la gravetat i el risc en els afectats és més gran, de manera que la supervisió i el control sobre ells ha de ser molt més gran.
Relació entre TDAH i Trastorn dissocial
Una gran quantitat de les conductes que apareixen en l’etapa de l’adolescència en els afectats amb TDAH (Trastorn per Dèficit d’Atenció i hiperactivitat) no difereixen en excés de les que molts adolescents mantenen en el camí cap a una recerca de la seva identitat, per a la qual, l’oposició a les normes socials, constitueix una prova dels límits de l’individu en la construcció i reafirmació de la seva personalitat.
En els adolescents amb TDAH, el propi trastorn impulsa, en ocasions, l’aparició de conductes problema a causa de la presència i la intensitat de símptomes com la impulsivitat, el dèficit d’atenció, el dèficit en el control inhibitori o falta de reflexibilitat sobre la pròpia conducta, catalitzadors tots ells de comportaments problemàtics en situacions de risc.
Quan els adolescents amb TDAH presenten més associat un quadre o un diagnòstic de trastorn disocial, la probabilitat de presentar a més altres problemes de conducta, accidents de trànsit, problemes afectius, rebuig social i problemes acadèmics com absentisme escolar o molt baix rendiment acadèmic, s’incrementen exponencialment augmentant els riscos i limitant l’efectivitat de les intervencions.
En aquests casos la situació s’agreuja a causa de l’existència prèvia en aquests joves d’una personalitat disocial o un trastorn disocial de base. La comorbiditat d’ambdós trastorns suposa per tant, la manifestació d’accions més greus com conductes agressives o delictives, les quals suposen un deteriorament i un perjudici greu i significatiu per a ells mateixos i el seu entorn, i fins i tot aparèixer problemes amb la justícia.
Les intervencions amb aquests nens / ao adolescents, especialment aquells on hi ha la presència d’un trastorn disocial associat, requereixen de més supervisió i control. Els eixos terapèutics principals per a aquests casos han de ser dissenyats en base a les següents estratègies terapèutiques:
1) La prevenció de conductes de risc i comportaments problemàtics i el treball sobre l’autocontrol.
2) Treballar l’autoregulació emocional per desenvolupar formes òptimes d’expressar els sentiments negatius, convertir-los en sentiments positius i en accions útils i entrenar per modificar estats d’ansietat, frustració i ràbia en estats de relaxació i autocontrol.
3) Atendre els aspectes subjacents del problema (entorn familiar, dificultats personals, problemes afectius, entorn escolar, problemes psicològics, etc.)
4) Establir límits i normes d’actuació
En el cas de detectar a les llars oa les escoles, que el nostre fill/a o alumnes amb TDAH comencen a manifestar conductes disruptives que comencen a suposar un greu deteriorament de les normes i les relacions socials, és fonamental acudir al més aviat possible a un especialista, qui pugui valorar l’existència de trets de caràcter altament disruptius o personalitat disocial.
Bibliografia
Guía de Práctica Clínica  sobre el Trastorno  por Déficit de Atención  con Hiperactividad (TDAH) en Niños  y Adolescentes. Guías de práctica clínica en el SNS ministerio de sanidad, política social e igualdad. España
Medineplus. Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Instituto Nacionales de la Salud (NIH) Traducción por DrTango, Inc.
Caballo, M.V., y Simón, L.M.A. (COORDS.) (2005): Manual de Psicología Clínica Infantil y del Adolescente. Trastornos generales. Madrid. Pirámide
Valle García Novales., M (2012). Los trastornos graves de conducta. Estrategias para un abordaje eficaz desde la orientación educativa.
Manual de atención al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo derivadas de trastornos graves de conducta. Consejería de Educación, Junta de Andalucía. Dirección General de Participación e Innovación Educativa.

El TDAH i el risc en la conducció

Els conductors amb trastorn per dèficit d’atenció / hiperactivitat (TDAH) tenen gairebé un 50% més de risc de patir un accident greu de trànsit, probabilitat que podria reduir seguint un tractament farmacològic. Els principals símptomes del TDAH inclouen problemes amb l’atenció sostinguda i la impulsivitat, el que pot tenir un efecte advers sobre una conducció segura.
Els investigadors es van basar en una mostra de 17.408 pacients suecs amb TDAH de 18 a 46 anys.Utilitzant bases de dades comprovar si els pacients havien patit un accident de trànsit entre 2006 i 2009, i si en aquest moment seguien tractament farmacològic per al trastorn. En general, tenir TDAH augmentar el risc d’accident de trànsit en un 47% en els homes i en un 45% en dones.
El compliment d’un tractament farmacològic per al TDAH va reduir el risc d’un home de tenir un accident de trànsit en un 58%, en comparació amb els homes no tractats. No obstant això, en les dones no es va apreciar un benefici farmacològic significatiu en la prevenció d’accidents.

La bretxa de gènere: Nenes i dones amb TDAH

Les nenes, quan són diagnosticades en TDA/H, ho estan sent molt més tard que els nens. La proporció aproximada de diagnòstics en TDAH entre nenes i nens és de 1 a 3. Això no vol dir que hi hagi menys nenes que pateixin el TDAH, sinó que hi ha més nenes sense diagnosticar.
Quan no es diagnostica, el TDAH comporta un elevat peatge en la salut emocional d’una dona i en el seu benestar general, agreujant-se el dany psicològic i la poca confiança en si mateixa.
TDAH hiperactiu i/o impulsiu
Les diferències de gènere en els símptomes del TDAH són evidents. Les nenes presenten hiperactivitat diferenciada, i això fa que moltes vegades es passi per alt la seva problemàtica. Per exemple, en una aula escolar un nen podria respondre al perfil d’impulsivitat i/o hiperactivitat bellugant sobtadament , i/o de forma repetida, els peus; mentre que una nena pot demostrar hiperactivitat parlant sense parar. Una noia que parli tot el temps,  sovint és vista pels mestres com a parladora, no com a conseqüència d’alguna problemàtica, i per tant és menys probable que es recomani per a una avaluació de TDAH.
 TDA/H inatent
Una altra de les raons per què les nenes amb TDAH estan “per sota del radar” és que és més probable que aquestes pateixin de manca d’atenció  (TDA). Els símptomes d’aquest subtipus ( poca atenció als detalls, limitada capacitat d’atenció, falta de memòria, facilitat per la distracció…) tendeixen a ser menys perjudicials i obvi que els de TDAH hiperactius. Dit d’una altre manera, ens fixem abans amb un nen (hiperactiu?) que colpeja repetidament el seu escriptori que amb aquella noia (falta d’atenció?) que gira i cargola el seu cabell mentre mira per la finestra.
Mecanismes de supervivència
Algunes noies compensen el seu TDAH mitjançant el desenvolupament d’estratègies que emmascaren els símptomes. Per assegurar-se una bona nota, una nena pot arribar a ser una perfeccionista i passar hores prenent notes meticuloses de cada capítol que està treballant a l’escola, o convertir-se en obsessiva-compulsiva, i comprovar repetidament la seva motxilla per assegurar-se que ho té tot.
 Lluites Socials
Les diferències de gènere amb TDAH també poden afectar la vida social d’una noia. La investigació mostra que les nenes amb TDAH poden ser rebutjats amb més freqüència pels seus companys que els nens. En comparació amb els homes, les amistats de les nenes requereixen una major sofisticació i un major manteniment en el temps. Per exemple, dos nens poden reunir al pati i començar a cavar un forat amb les seves pales, fent-se amics a l’instant. L’amistat entre les nenes requereix de més complexitat en les senyals socials i d’unió, cosa en la que les nenes amb TDAH poden presentar més dificultat.
 El preu del TDAH en les nenes
L’autoestima de les nenes amb TDAH també sembla estar més afectada que la dels nens amb TDAH. No és d’estranyar, doncs, que aquest condicionant pot comportar un peatge excessiu en la salut emocional d’una dona i el seu benestar general. Les nenes amb TDAH tendeixen a tenir més trastorns de l’estat d’ànim, depressió, ansietat i problemes d’autoestima que les nenes sense TDAH. Les nenes amb TDAH tenen un major risc de problemes socials i personals: baix rendiment acadèmic, abús de drogues i alcohol,… i fins i tot intents de suïcidi.
Percepcions públiques de nois i noies
Les nenes amb el tipus hiperactiu del TDAH podrien diagnosticar-se abans, però sovint acaben sent més estigmatitzats que els nens amb el mateix diagnòstic: Als nens, als patis de les escoles no se’ls te tant en compte la impulsivitat i la distracció, ja que “forma part” del comportament infanto-juvenil, els nens tenen més probabilitats de passar desapercebuts per altres nens i mestres, sobretot si els seus símptomes no són greus, als nens hiperactius és fàcil que podem titllar-los com a “són nens”, mentre que les nenes hiperactives, massa sovint, queden condemnades a l’ostracisme.
 Les expectatives d’esposes i mares
Tradicionalment, a les dones se les ha ensenyat a ser “complaents”, i sovint podem creure que expressen demandes poc realistes sobre si mateixes, especialment quan tracten de mantenir un equilibri familiar  amb una carrera professional. Quan les dones amb TDAH es casen i tenen fills, molts sovint se senten avergonyides, ja que la societat espera d’elles tremendes gestes de memòria i d’organització personal, social i laboral, cosa la qual els costa molt i molt d’assolir.  Sense un tractament o ajuts adequats, moltes dones se senten ineptes, cosa la qual acaba afectant la seva autoestima i repercutint en un malestar psicològic que els provoca viure en un permanent malestar social, personal i familiar.
 Cercar i obtenir ajuda
Si vostè creu que la seva filla pot tenir TDAH, no esperi que el mestre li comuniqui la seva preocupació abans de demanar l’avaluació d’un professional de la salut. Els professors solen buscar hiperactivitat, desorganització o l’oblit com els signes de TDAH, abans de recomanar una avaluació, però massa sovint la manera com el TDAH s’expressa en les nenes (parlar en excés, falta d’autoestima, perfeccionisme, assumpció de riscos preocupants, excessivament impertinent,…) és poques vegades llegit com a tal.
 Diagnòstic en adults – Alleugeriment
Qualsevol dona que sospiti que té TDAH ha de preguntar-se a si mateixa sobre aquesta possibilitat i consultar un professional de la salut mental especialitzat en aquest camp. El TDAH presenta un elevat component hereditari, i moltes dones busquen ajuda a l’edat adulta arrel de tenir un nen que ha estat diagnosticat de TDA/H. Per la majoria d’aquestes dones que han estat diagnosticades en una edat avançada de la vida, ha estat un gran alleujament tenir per fi una explicació del per què són com són.
 Tractament Diferent
El TDAH no només presenta diferents símptomes en nens i nenes, sinó que sovint requereix d’una estratègia de tractament diferent. Ambdós sexes es beneficien dels medicaments estimulants, però les nenes també poden necessitar tractament per l’ansietat. Algunes noies no poden tolerar els estimulants sense suport farmacèutica addicional.


Alcance y limitaciones del tratamiento farmacológico del TDA/H en niños y adolescentes y Guías de Práctica Clínica. Una revisión bibliográfica

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDA/H) es descrito y presentado en las Guías de Práctica Clínica (GPC) como frecuente en la infancia y adolescencia, asociado a disfuncionalidad significativa en diversos ámbitos, y cuyo tratamiento requiere usar medicamentos, considerados como seguros y efectivos a largo plazo. Se trata de sustancias estimulantes de cuyo daño, en otro tipo de usos en adultos, se ha alertado. En el presente trabajo se ha procedido a una revisión bibliográfica exhaustiva acerca de las evidencias respecto a su efectividad a corto y largo plazo, sobre la sintomatología nuclear del TDA/H, sus resultados funcionales y los riesgos asociados a sus potenciales efectos adversos. El resultado es desalentador y la utilización de estos medicamentos debería considerarse un último recurso, para un número reducido de casos y en periodos de tiempo limitados y breves.
Miguel A. Valverde Eizaguirrea y José A. Inchauspe Arósteguib.
aPsicólogo Clínico, Unidad de Hospitalización Psiquiátrica Sección A. Complejo Hospitalario de Navarra. Servicio Navarro de Salud – Osasunbidea. Pamplona, España.
bPsiquiatra, Director del Centro de Salud Mental de San Juan. Servicio Navarro de Salud – Osasunbidea. Pamplona, España.

Outreach and limitations of the pharmacological treatment of Attention Deficit Disorder with Hyperactivity (ADHD) in children and adolescents and Clinical Practice Guidelines. A literature review. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., 2014; 34 (121), 37-74. doi: 10.4321/S0211-57352014000100004

dilluns, 10 d’agost de 2015

Las cifras mágicas en la prevención farmacológica de la enfermedad cardiovascular y de fracturas. Una valoración crítica.


Buena parte de las intervenciones farmacológicas cardiovasculares y antifractura recomendadas habitualmente en personas sanas carecen de una justificación sólida, es decir, que hayan demostrado claramente su eficacia, que el tamaño del efecto las haga rentable clínica y socialmente, y que hayan mostrado un claro balance beneficio/riesgo.

Los “objetivos terapéuticos” y la “definición operativa” de enfermedad o factor de riesgo, incluidos los instrumentos o tablas para calcular riesgos, son nuevas puertas de entrada para una potencial medicalización innecesaria.

El contexto de la medicina contemporánea, inmersa en un magma de conflictos de interés, obliga al médico a interpretar los resultados de los estudios y las propias recomendaciones de guías y consensos con distancia crítica, y a poner énfasis en el desarrollo de la habilidad de la prudencia clínica.

Artículo original. Ver / Descargar

divendres, 16 d’agost de 2013

TDAH: Viviendo sin frenos (II parte)

¿Cuáles son los diferentes tipos de problemas en los niños con TDAH?

Los niños con TDAH experimentan problemas en tres campos:
1. Síntomas de disfunción ejecutiva: Previamente hemos definido los componentes de la disfunción ejecutiva en términos científicos. Ahora traduciremos estos problemas en síntomas de la vida real.
1.a. Síntomas clásicos del TDAH:
- Distracción -> Inadecuada inhibición de los estímulos externos.
- Impulsividad -> Inadecuada inhibición de los impulsos internos.
- Hiperactividad -> Liberar físicamente estos estímulos.
1.b. Otros síntomas de la disfunción ejecutiva:
Si no abordamos estos síntomas sólo estamos tratando la punta del iceberg.
- Actúan como polillas: Son atraídos por las luces más brillantes.
Autor: Dr. Roberto Rosler Médico Neurocirujano egresado con Diploma de Honor – Universidad de Buenos Aires.  Orador y tutor en Asociación Educar, una reconocida plataforma online dedicada a la neuropsicoeducación.  | On 12, ago 2013

diumenge, 17 de març de 2013

PROBLEMES PSIQUIÀTRICS I ESDEVENIMENTS VITALS ESTRESSANTS EN PERSONES ADULTES AMB SIMPTOMATOLOGIA DE TDA/H


Coexistencia problemas psiquiátricos y acontecimientos vitales estresantes en los adultos con síntomas de TDAH

Abstracto

Objetivo :. Explorar las asociaciones de los subtipos de TDAH en adultos con otros problemas psiquiátricos, los acontecimientos estresantes de la vida y las diferencias sexuales 
Método : La odds ratio se calcularon utilizando la información de 17.899 participantes de una encuesta basada en la población de gemelos adultos nacidos en Suecia entre 1959 y 1985. 
Resultados : Los síntomas de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) se asociaron a un mayor riesgo de síntomas de (odds ratio [intervalo de confianza del 95%]): trastorno de ansiedad generalizada (5,6 [4,3; 6,5]), depresión mayor (2,8 [ 2,4; 3,2]), trastorno bipolar (8,0 [5,1; 12,6]), trastorno obsesivo-compulsivo (3,9 [3,1; 4,9]), y dependencia del alcohol (2,6 [2,2; 3,1]). Se encontró que los síntomas de TDAH se asocian con un mayor riesgo de acontecimientos estresantes de la vida (1,8 [1,3; 2,4]). No hubo diferencias significativas en la comorbilidad que se observó entre sexos. 
Conclusión : Tanto las mujeres como los hombres con TDAH tienen un riesgo mayor para los síntomas de otros trastornos psiquiátricos. También corren un mayor riesgo de eventos estresantes de la vida.

Bettina Friedrichs, MD, Department of Women’s and Children’s Health, Child and Adolescent Psychiatric Unit, Astrid Lindgren Children’s Hospital, Karolinska Institutet, SE-17176, Stockholm, Sweden. Journal of Attention Disorders January 2012 16: 13-22, first published on August 4, 2010. http://jad.sagepub.com/content/16/1/13.abstract 

Dèficit emocional i apatia en el TDA/H d'adolescents i adults

LES PERSONES ADULTES AMB TDA/H NO SEMPRE MOSTREN PATRONS D’HIPERACTIVITAT. SÓN MOLT IMPORTANTS ELS DÈFICITS EMOCIONALS I LA APATÍA EN ELLES.


Abstracto

Objetivos : Investigar la presencia de síntomas de apatía en los adolescentes y adultos con TDAH como una manifestación del comportamiento subyacente de los déficits motivacionales y determinar si los síntomas de apatía se asocia con un determinado perfil neuropsicológico. 
Método : Un total de 38 participantes con TDAH (28 de la nomenclatura combinada subtipo [ADHD / C] y 10 del subtipo inatento [TDAH / I]) y 30 controles sanos (Ctrl) fueron evaluados en dos medidas de apatía administrados a los sujetos y los informantes. Además, los participantes completaron una batería de TDAH neuropsicológica. 
Resultados : Los participantes con TDAH presentan puntuaciones elevadas en las medidas de apatía con respecto a los controles (TDAH / I> TDAH / C> Ctrl). Basados ​​Informante calificaciones de apatía correlacionó significativamente con medidas conductuales de falta de atención. La apatía mide correlacionó significativamente con las pruebas ejecutivas, memoria de trabajo, verbal habilidades intelectuales fluidez, y en general, sólo en la muestra de falta de atención. 
Conclusiones : Este estudio subraya la importancia de los déficits motivacionales en el TDAH adulto como una dimensión clínica significativa estrechamente vinculado a las dificultades de falta de atención y las funciones ejecutivas.

Fernando Torrente, Institute of Cognitive Neurology (INECO),Castex 3293, CP 1425, Buenos Aires, Argentina. Journal of Attention Disorders October 2011 15: 545-556, first published on March 5, 2010. http://jad.sagepub.com/content/15/7/545.abstract 

diumenge, 10 de febrer de 2013

Calidad de red como variable moduladora de depresión en adolescentes estudiantes de nivel medio.

En un estudio previo (Nava & Vega, 2008) quisimos probar si alguna alteración emocional (depresión) podía ser atribuida a la lejanía de la red familiar, los análisis mostraron que sí era posible encontrar diferencias entre jóvenes recluidos y estudiantes universitarios. Sin embargo, los resultados del estudio anterior dejaban una duda, ¿sería posible encontrar depresión aun cuando no hay ausencia de familia de origen? Y, ¿qué variables explicarían tal fenómeno, en caso de encontrar diferencias? Por lo anterior, decidimos realizar un estudio en el cual los participantes fueran adolescentes sin ninguna carencia de familia o alteración psicológica aparente. Evaluamos diferentes variables: apoyo social, estrés, calidad de red y depresión. Los resultados mostraron que sí fue posible replicar los resultados del primer estudio, a pesar de que no existieron alteraciones emocionales o de red graves. Las conclusiones son discutidas a la luz de los hallazgos empíricos y teóricos correspondientes.

VALERO, Cynthia Zaira Vega; TAPIA, Laura Yeraldin Martínez; QUIROZ, Carlos Nava  y  TRUJANO, Rocío Soria. Calidad de red como variable moduladora de depresión en adolescentes estudiantes de nivel medio. Liberabit [online]. 2010, vol.16, n.1 [citado  2013-02-10], pp. 105-112 . Disponible en: http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-48272010000100011&lng=es&nrm=iso

dissabte, 9 de febrer de 2013

Factores que influyen en la duración de los tratamientos psicológicos empíricamente apoyados


El objetivo del estudio es identificar qué variables pueden relacionarse con una mayor duración de los tratamientos psicológicos empíricamente apoyados. Se analizaron los datos de 122 pacientes de la Unidad de Psicología Clínica del Master de Psicología Clínica y de la Salud, divididos en  tres grupos en función del número de sesiones de tratamiento recibidas:
Grupo 1º, 20 o menos;  grupo 2º, entre 21 y 34, grupo 3º, 35 o más.  Factores como edad, sexo, tipo de diagnóstico, diagnósticos en eje III y IV (DSM-IV-TR) o número de objetivos terapéuticos no señalaban diferencias significativas. Los factores que  mejor explicaban la mayor duración del tratamiento eran: a)  el número de técnicas aplicadas (9.7 en grupo 1º; 12.68 en grupo 2º y 14.65 en grupo 3º); b) la presencia de comorbilidad (el 69% de los casos con comorbilidad estaban en el grupo 3º, frente al 7.7% en el grupo 1º). Se discuten los resultados y se proponen líneas de actuación y/o reflexión.

Francisco Ballesteros, Paola Fernández y Francisco Javier Labrador. Anales de psicología, 2013, vol. 29, nº 1 (enero), 94-102. http://dx.doi.org/10.6018/analesps.29.1.139361

dijous, 6 de desembre de 2012

Tratamientos psicológicos eficaces para la ansiedad generalizada

Varios estudios muestran una importante convergencia en señalar que las terapias cognitivo comportamentales alcanzan los resultados más satisfactorios, especialmente reduciendo abandonos y manteniendo los efectos a medio plazo.../... seguir leyendo

Antonio Capafons


Psicothema 2001. Vol. 13, nº 3, pp. 442-446

APLICACIÓN DE LA VERSIÓN ESPAÑOLA DE LA TERAPIA PARA LA EFICACIA SOCIAL EN ADOLESCENTES (SET-ASV) AL TRATAMIENTO DE UN ADOLESCENTE CON FOBIA SOCIAL GENERALIZADA


El tratamiento consta de 29 sesiones: una sesión en grupo (fase educativa), 12 en las que se entrenó al sujeto en habilidades sociales en grupo y 16 individuales, en las que se aplicó exposición en vivo. La evaluación se llevó a cabo en tres momentos temporales: pretest, postest y en un seguimiento a los 12 meses. Los resultados muestran una reducción significativa de las respuestas de ansiedad social tras la intervención así como un mantenimiento de estos efectos en el seguimiento a largo plazo.


José Olivares y Luis J. García López

Psicología Conductual, Vol. 10, Nº 2, 2002, pp. 409-419
http://www4.ujaen.es/~ljgarcia/investig_archivos/SET-Asv.pdf

ANSIEDAD Y DEPRESIÓN: EL PROBLEMA DE LA DIFERENCIACIÓN A TRAVÉS DE LOS SÍNTOMAS



El problema de la diferenciación de los síntomas entre ansiedad y depresión, constituye una de las grandes preocupaciones en la psicopatología, dadas las profundas implicaciones para las tareas diagnósticas y de intervención.

La problemática referida anteriormente se ve reflejada en los datos de vigilancia epidemiológica, según los cuales se indica una fuerte comorbilidad entre ambos tipos de trastorno, sin que llegue a establecerse con precisión cuál antecede o predispone al otro, o si se trata de una confusión entre ambos trastornos, dada
la presencia de síntomas comunes. Este último hecho se hace más evidente cuando se considera que muchos de los síntomas tradicionalmente atribuidos a la ansiedad, también se presentan en la depresión y viceversa, así como los casos en los que algunos síntomas pueden llegar a constituirse en cuadros clínicos completos.
Ante el panorama anterior, surge la inquietud por la identificación de las características de los trastornos de ansiedad frente a los trastornos del estado de ánimo, entre ellos el trastorno de la depresión; más aún , desde que en los manuales diagnósticos vigentes ambos tipos de trastornos se encuentran plenamente descritos, aunque la diferenciación clínica, al comparar los criterios, sea verdaderamente crítica.

Una posible explicación al solapamiento de los síntomas entre ansiedad y depresión (para referirse de manera general a ambos tipos de trastorno), ha sido clásicamente atribuida a comorbilidad, es decir a la presencia coexistente de ambos cuadros en muchos de los casos clínicos. Sin embargo, esta explicación circular no deja del todo satisfechos ni a los clínicos ni a los investigadores.../...


Diana Agudelo, Gualberto Buela-Casal, Charles Donald Spielberger

Salud Mental, Vol. 30, No. 2, marzo-abril  2007
http://www.medigraphic.com/pdfs/salmen/sam-2007/sam072e.pdf

Tratamientos psicológicos en la práctica clínica cotidiana



...Los datos del presente estudio señalan para la duración de los tratamientos una media de 29.71 sesiones, con una moda de 20, y una mediana de 28. Estas cifras son ciertamente elevadas, en especial si se comparan con el número de sesiones subvencionadas por las compañías aseguradoras.


Resumen

El objetivo del presente estudio es identificar la intervención psicológica en el contexto de la práctica clínica en contraposición al con-texto investigador. Se analizan las características de una muestra de 122 pacientes que acuden en demanda de ayuda psicológica a la Unidad de Psicología Clínica asociada al Master de Psicología Clínica de la UCM. Los pacientes mayoritariamente son mujeres (68.85%), siendo la edad media 32.17 años. Tras identificar el tipo de problemas por los que se demanda atención, se analizan la duración promedia de los tratamientos, conside-rando tres categorías: Altas antes de 20 sesiones de tratamiento (32.79%), Altas entre 21 y 34 sesiones de tratamiento (31.15%) y Alta, Baja o En Tratamiento con más de 34 sesiones (36.60%). Se analiza la duración de los tratamientos según diagnóstico, siendo los trastornos de estrés pos-traumático y distímico los que requirieron mayor número de sesiones, frente al trastorno de ansiedad generalizada o trastorno depresivo que fueron los que menos. Se discuten la generalización de los resultados y las implicaciones de los mismos para la profesión y la práctica clínica.


Autores: Fernando Justicia Justicia, Paola Fernández, Francisco Ballesteros

Anales de psicología, ISSN 0212-9728, Vol. 27, Nº. 2, 2011 , págs. 319-326

http://revistas.um.es/analesps/article/view/122921/115551

Factores que modifican el efecto antidepresivo de los estrógenos: evidencia preclínica



Erika Estrada-Camarena


A nivel mundial la prevalencia de los trastornos depresivos ha aumentado, encontrándose un mayor número de casos en individuos del género femenino. En particular se sabe que en la mujer la ocurrencia de episodios depresivos varía a lo largo del ciclo reproductivo, observándose picos en aquellos periodos en los que se presentan cambios hormonales importantes como ocurre durante la perimenopausia, periodo que antecede a la menopausia. De hecho se reporta que en la perimenopausia aumenta la vulnerabilidad para desarrollar trastornos afectivos en mujeres vulnerables.

Una de las alternativas de tratamiento para la depresión asociada a los cambios hormonales que se presentan durante ese periodo es la terapia de reemplazo hormonal con estrógenos (TRE), sin embargo su uso ha dado resultados contradictorios y, hasta el momento, no se ha alcanzado un consenso. Diversos factores podrían explicar las discrepancias encontradas en los trabajos clínicos, entre ellos el tipo de estrógeno, la dosis utilizada, la duración del tratamiento, el estado endocrino de las mujeres incluidas en los estudios y la edad de las mismas.

El presente trabajo revisa evidencia basada en modelos animales en donde se analizan aquellos factores que parecen influir en el efecto antidepresivo de los estrógenos y la compara con la evidencia obtenida en estudios clínicos. Como modelo de menopausia se utiliza a la ovariectomía (OVX) y como modelo para evaluar el potencial antidepresivo de diferentes fármacos se usa el modelo de nado forzado.

En este trabajo se revisa el efecto del 17 β-estradiol, el 17 -etinil-estradiol, el raloxifeno, el tamoxifeno y el dietil-estilbestrol. Además se discute la importancia del tipo de compuesto estrogénico utilizado, la dosis y el tiempo de administración de cada uno de los compuestos, así como la edad y el periodo posterior a la OVX.

Salud Mental 2012;35:419-426
http://www.inprf-cd.org.mx/pdf/sm3505/sm3505419.pdf?PHPSESSID=82368051c144878ac3eefe4500eca4bfhttp://www.inprf-cd.org.mx/pdf/sm3505/sm3505419.pdf?PHPSESSID=82368051c144878ac3eefe4500eca4bf

Diferencias de personalidad entre adictos a sustancias y población general. Estudio con el TCI-R de casos clínicos con controles emparejados


...si controlamos variables como el sexo, la edad o el nivel de estudios, las únicas diferencias significativas entre adictos y no adictos se circunscriben a dos rasgos: la Búsqueda de Novedad y la Autodirección. Estas diferencias podrían no ser previas, sino consecutivas al uso repetido de las sustancias, lo que reflejaría más el efecto de las drogas sobre los sustratos neuropsicológicos de la conducta que predisposiciones a la adicción.


Eduardo José Pedrero Pérez, Gloria Rojo Mota


Resumen
Explorar diferencias en rasgos de personalidad entre sujetos adictos a sustancias en tratamiento y sujetos de población general emparejados en las variables: sexo, edad y nivel de estudios. Material y método: Se obtuvo por muestreo consecutivo una muestra de sujetos que inician tratamiento por abuso/ dependencia de sustancias en un centro público (CAD 4). Mediante la técnica de "bola de nieve" se obtuvo una muestra de población general. Se consideraron únicamente las parejas (un sujeto de cada muestra) que presentan la misma edad, el mismo sexo y el mismo nivel de estudios. De este modo se obtuvieron 55 parejas. Se utilizó el TCI-R de Cloninger y se compararon los resultados globales, cruzando las diversas variables. Resultados: Solo aparecieron diferencias significativas y consistentes en dos rasgos: Búsqueda de Novedad, mayor en adictos, y Autodirección, mayor en población general. Conclusiones: Los datos sugieren que las diferencias observadas no son previas, sino consecutivas al consumo, pareciendo que son los efectos de las sustancias y las condiciones psicosociales asociadas al consumo las que exacerban o impiden el desarrollo de los rasgos. Se relacionan los hallazgos con estudios que vinculan estas variables con funciones neuropsicológicas y se propone la inclusión de esta perspectiva neuropsicológica en la evaluación y tratamiento de los trastornos adictivos.

Adicciones: Revista de socidrogalcohol, ISSN 0214-4840, Vol. 20, Nº. 3, 2008 , págs. 251-261
http://www.adicciones.es/files/pedrero%20(TCI-R).pdf

Atención y craving o ganas compulsivas. Avances en su conceptualización y su implicación en la prevención de recaídas


...la capacidad de procesar la información que aparece en la mente del paciente, en el momento del craving, solamente será posible si es capaz de accionar los mecanismos atencionales precisos, es decir, la “focalización atencional selectiva consciente”.

Jesús Blasco;  José Martínez-Raga;  Emelia Carrasco;  Javier DiDia-Attas


Resumen
El craving, ganas compulsivas, deseo intenso o compulsión irrefrenable a consumir es uno de los síntomas centrales en el síndrome de dependencia y de gran importancia en las recaídas al abuso de alcohol u otras drogas. El presente trabajo revisa la relación entre la atención, los procesos atencionales y el fenómeno del craving. Se abordan los diferentes elementos integrantes de la atención y en particular de la relevancia de la atención selectiva sobre el craving y las etapas iniciales de la recaída. Se revisan las estrategias psicológicas eficaces frente al craving, en especial en el modelo cognitivo conductual de la recaída y en la terapia de prevención de recaídas. Finalmente, se discuten las características de la denominada terapia atencional, basada en el "mindfulness" o "atención consciente" y su potencial utilidad en el abordaje de los trastornos adictivos en general y en el craving en concreto.
http://www.adicciones.es/files/blasco.pdf

dimecres, 14 de novembre de 2012

Ciència, política i pràctica: Tres cultures a la recerca d'una missió compartida


La investigació/recerca sobre el desenvolupament del nen, el disseny de les polítiques socials, i la prestació de serveis humans dels nens i les seves famílies reflecteixen les tres cultures relacionades però separades.
La capacitat de navegar a través de les seves fronteres, per entendre els seus diferents regles d'evidència, per parlar els seus idiomes distintius, i per aconseguir la credibilitat dels tres mons, mantenint un sentit d'integritat intel · lectual de cada un, exigeix ​​el respecte de les seves diferències i un compromís amb la seva missió compartida.
La transmissió del coneixement des de l'acadèmia als dominis de la política social i la pràctica és una tasca formidable.  Aquest desafiament podria ser facilitat per una taxonomia simple que diferenciés el coneixement establert a partir de dues hipòtesis raonables i de les afirmacions infundades i irresponsables que es fan en nom de la ciència.
Una inversió intercultural efectiva ofereix una potent estratègia per millorar tant la generació de noves investigacions com l'aplicació dels coneixements d'avantguarda per fer una diferència en les vides dels nens i les seves famílies.
Jack P. Shonkoff. Child Development, January/February 2000, Volume 71, Number 1, Pages 181–187  http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1467-8624.00132/pdf

divendres, 2 de novembre de 2012

Síntomas de trastornos de ansiedad en niños y adolescentes: Diferencias en función de la edad y el sexo en una muestra comunitaria

Los síntomas de ansiedad en la infancia y adolescencia constituyen un importante factor de riesgo para el desarrollo de los trastornos de ansiedad en etapas evolutivas posteriores. Este estudio examina la frecuencia y características de los síntomas de los principales trastornos de ansiedad en niños y adolescentes empleando una medida de autoinforme basada en las categorías diagnósticas del manual de la APA.


Orgilés, Mireia; Méndez, Xavier; Espada, José Pedro; Carballo, Jose Luis; Piqueras, José Antonio
Publicado en Rev Psiquiatr Salud Ment. 2012;05:115-20. - vol.05 núm 02



Introducción
Los síntomas de ansiedad en la infancia y adolescencia constituyen un importante factor de riesgo para el desarrollo de los trastornos de ansiedad en etapas evolutivas posteriores. Este estudio examina la frecuencia y características de los síntomas de los principales trastornos de ansiedad en niños y adolescentes empleando una medida de autoinforme basada en las categorías diagnósticas del manual de la APA.

Material y métodos
Se trata de un estudio transversal no intervencionista. Participaron 2.522 niños y adolescentes de 8 a 17 años (49% varones), reclutados de diversos colegios de la provincia de Alicante, que completaron la Escala de Ansiedad Infantil de Spence.

Resultados
La puntuación media obtenida en la escala (rango: 0-114) fue 25,15 (DT=13,54). El 26,41% de los niños y adolescentes mostraron puntuaciones elevadas en cualquier trastorno de ansiedad. Los síntomas de ansiedad por separación son los más frecuentes en la muestra (5,5%), seguidos por los miedos físicos (5,1%). Las niñas puntúan significativamente más alto en todos los trastornos (p<,001), excepto en el trastorno obsesivo-compulsivo. Se hallaron diferencias en función de la edad en todos los trastornos, excepto en los miedos físicos, pero los tamaños del efecto fueron medios únicamente en la ansiedad por separación, que desciende con la edad, y en la ansiedad generalizada, mayor en los adolescentes que en los niños.

Conclusiones
Se destaca la importancia de que, desde el ámbito de salud mental, se lleve a cabo una detección temprana de los síntomas de ansiedad en los niños a partir de 8 años para facilitar la intervención y evitar el desarrollo posterior de los trastornos de ansiedad


Discusión
El objetivo del presente estudio era examinar las características de los síntomas de los principales trastornos de ansiedad en una muestra amplia de niños y adolescentes con edades comprendidas entre 8 y 17 años. Los resultados del estudio muestran que los síntomas del trastorno de ansiedad por separación son los más frecuentes, seguidos por los síntomas de miedos físicos. Dichos hallazgos coinciden con los resultados de estudios previos que ponen de manifiesto que la ansiedad por separación, junto a las fobias específicas, es el trastorno de ansiedad más frecuente en población infanto-juvenil2. Nuestro estudio informa además de la frecuencia de los síntomas de otros trastornos de ansiedad menos estudiados en niños y adolescentes españoles, como la ansiedad generalizada o el trastorno de pánico, este último el de menor prevalencia junto con la fobia social. El porcentaje de niños y adolescentes con puntuaciones altas en cualquier trastorno de ansiedad es mayor en nuestro estudio en comparación con trabajos previos2, 3, 4, 5. La mayor prevalencia encontrada podría deberse a que el presente estudio examina síntomas de trastornos de ansiedad y no trastornos diagnosticados.
Respecto a las diferencias en función del sexo, las niñas manifiestan más ansiedad que los niños en todos los trastornos, excepto en el trastorno obsesivo-compulsivo. Numerosos trabajos a nivel internacional17, 18 afirman que los trastornos de ansiedad son más frecuentes en el sexo femenino, lo cual coincide con los hallazgos de nuestro estudio. La ausencia de diferencias significativas en los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo en función del sexo coincide con los resultados de estudios previos en los que niños y niñas no difieren en el porcentaje que manifiesta los síntomas de dicho trastorno19.
Los resultados indican que a más edad menos síntomas de ansiedad por separación, de trastorno obsesivo-compulsivo y de pánico, pero más manifestaciones de fobia social y de ansiedad generalizada. Los tamaños del efecto sugieren además que es en los síntomas de ansiedad por separación y de ansiedad generalizada donde las diferencias en función de la edad son mayores, en comparación con los otros trastornos examinados. Que los síntomas de ansiedad por separación disminuyen con la edad es un hallazgo común en estudios previos6, y se explica debido a que se considera un miedo evolutivo que tiende a desaparecer conforme el niño madura, pero que puede constituir un trastorno de ansiedad propio de la infancia con inicio antes de los 18 años. A pesar de que estudios previos indican que el riesgo de padecer un trastorno obsesivo-compulsivo y un trastorno de pánico se incrementa con la edad20, 21, en nuestro trabajo la prevalencia es menor conforme aumenta la edad del niño, aunque el tamaño del efecto indica diferencias muy pequeñas. La discrepancia de los resultados con los hallazgos previos podría deberse a que en nuestro estudio se empleó una medida de autoinforme que evalúa síntomas elevados de ansiedad en muestra comunitaria pero no trastornos clínicos. Respecto a los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo, estudios anteriores indican que los rituales y manías son frecuentes en los niños pequeños22, por lo que estos podrían haber considerado dichos rituales como manifestaciones excesivas, obteniendo de ese modo puntuaciones mayores que los adolescentes. La mayor puntuación alcanzada en fobia social y ansiedad generalizada a mayor edad coincide con la literatura científica existente que indica que tanto los miedos sociales como las preocupaciones excesivas propias del trastorno de ansiedad generalizada suelen aparecer a partir de la preadolescencia23, 24. Por último, los miedos físicos en los participantes de nuestro estudio se mantienen con la edad, en consistencia con los datos de la literatura que indican que los miedos y fobias que ocurren en la edad adulta podrían derivar de miedos intensos que aparecen en la infancia o adolescencia25.
El presente estudio presenta ciertas limitaciones y fortalezas. La principal limitación es que la información se recogió mediante el informe de los niños y adolescentes y no se obtuvieron medidas de la ansiedad a través de los padres. A pesar de la conveniencia de haber incluido en la evaluación a más de un informador, dado el componente subjetivo de malestar de los trastornos de ansiedad, la evaluación llevada a cabo por los propios sujetos se consideró una opción adecuada. Como fortaleza del estudio destacamos que se actualiza la información sobre la frecuencia y características de los síntomas de los trastornos de ansiedad en una muestra comunitaria infanto-juvenil, en base a la clasificación del manual de la APA, lo que permite conocer con mayor detalle determinados trastornos de ansiedad poco estudiados con niños y adolescentes españoles. El mayor conocimiento de dichos síntomas facilita su detección e intervención temprana por parte de los profesionales de salud mental, previniendo que dichas manifestaciones subclínicas constituyan en etapas evolutivas posteriores trastornos de ansiedad clínicos.FinanciaciónEsta investigación fue financiada por un proyecto Bancaja-UMH y un proyecto del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica (EDU2008-05060).

Autor para correspondencia. morgiles@umh.es


Orgilés, Mireiaa; Méndez, Xavierb; Espada, José Pedroa; Carballo, Jose Luisa; Piqueras, José Antonioa
aDepartamento de Psicología de la Salud, Universidad Miguel Hernández, Elche, Alicante, España
bDepartamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico, Universidad de Murcia, Murcia, España

Artículo original